Coliflor

CULTIVO BIOLÓGICO DE LA COLIFLOR
TAXONOMÍA Y MORFOLOGÍA

La coliflor es una planta, perteneciente a la familia Cruciferae y cuyo nombre botánico es Brassica oleracea L. var. botrytis.

En estas plantas la inflorescencia se encuentra hipertrofiada, formando una masa de pecíolos y botones foliares apelmazados.

Las selecciones de coliflores tienen los soportes de la flor desarrollados prematuramente; las flores abortan en gran parte y las ramificaciones a lo largo de las cuales están distribuidas, se encuentran engrosadas y, disminuyendo de longitud, forman una especie de corimbo regular que termina en una superficie blanca amontonada. Es decir, las ramificaciones florales, gruesas, blancas, más o menos apretadas, pero sí unidas y muy tiernas, forman una masa que es la cabeza o pella de la coliflor, en la que los rudimentos de las flores están representados por pequeñas asperezas en la parte superior.
Son consideradas como coliflores las coles de pella compacta que no forman brotes laterales, son de color blanco y tienen algunas características morfológicas distintas, como las hojas, más anchas y no tan erguidas, con limbos que cubren generalmente en su totalidad el pecíolo, a no ser en las hojas muy viejas algunas variedades; tienen también los bordes de los limbos menos ondulados, nerviaduras menos marcadas y no tan blancas, así como pellas de mayor tamaño, de superficie menos granulada y sabor más suave.

 

coliflor2Existen bastantes diferencias en la compacidad de las pellas, y encontramos variedades de grano muy apretado, en cuyo caso son más resistentes a la subida de la flor, mientras que otras son de tipo medio en relación con este carácter o bien de grano casi suelto que forman una superficie menos granulosa, como afelpada, las cuales son de poco aguante en estado de aprovechamiento para el mercado.

La forma de la pella en la coliflor presenta algunas diferencias que son interesantes para su utilización en las descripciones varietales:

Abombado: la base plana es más amplia que en el tipo esférico, la relación del diámetro a la altura es mayor y la forma de la superficie en su mitad superior es más amplia.
Aplanado: la superficie superior de la pella es tan amplia como la base, siendo la relación diámetro-altura mayor que en el tipo abombado, resultando en conjunto una pella aplastada.
Cónico: los rudimentos florales forman aglomerados cónicos parciales, en conjunto toman la forma apuntada o cónica, especialmente apuntada en al cúspide de la pella.
Esférico: la forma de las pellas es relativamente esférica, con base plana reducida, siendo el resto de forma redondeada hasta la cúspide.
Hueco: es el tipo que forman las pellas más ramificadas interiormente.
En el cultivo de la coliflor se reconocen las siguientes fases:

1.- Fase juvenil.
2.- Fase de inducción floral.
3.- Fase de crecimiento de la pella.

La fase juvenil queda definida como aquel periodo en el que la planta no responde a la acción de las bajas temperaturas que provocan la inducción floral, estando marcada su duración por la formación de un número determinado de hojas, diferente de cada cultivar.

MATERIAL VEGETAL

A continuación se muestran las variedades divididas por su ciclo:

– EXTRATEMPRANAS O DE PRIMAVERA:

Son aquellas muy resistentes a las heladas y que, tras pasar el invierno maduran en primavera. La cosecha se lleva a cabo durante la primavera o a principios de verano. Estas variedades requieren climas fríos para que las coliflores sean de calidad.

Bola de nieve: de características muy parecidas a la De Erfurt, de la que se considera originaria. La pella es igualmente de tamaño medio, grano fino y apretado, pero de tipo más esférico y algo más compacta, con mejor conservación. La planta es de porte bajo, con follaje erecto de color verde claro y de bordes ondulados. Se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Brestol: de origen danés, similar a la variedad Master, aunque con menor precocidad. Forma pellas muy compactas, de grano duro, con aguante y producción agrupada.
Catalina: variedad española de octubre-noviembre. Corresponde al tipo de coliflor mediterráneo. Forma pellas de muy buen tamaño, muy blancas y finas, pero no de grano demasiado apretado, correspondiendo al tipo hueco, de pedúnculos largos, cuya parte superior es de curvatura amplia. La pella aguanta poco la subida de flor y ha de comercializarse con rapidez , pueden también influir las temperaturas elevadas durante su formación.
De Erfurt: variedad muy antigua de origen francés, empleada en numerosas selecciones. Con siembras a finales de junio en clima continental, se cosecha durante la segunda mitad de octubre. La pella es blanca, de tipo abombado, tamaño medio, con un peso alrededor de 1.5 kg, de grano fino y apretado, compacidad media y resistencia también media, para la subida de la flor, que influye en su capacidad de conservación.
Eureka: de origen holandés. Precocidad superior a la variedad Preciosa. Se trata de una planta de poca altura pero vigorosa, con hojas que protegen muy bien la pella, con un periodo muy corto de recolección por estar muy agrupada; la pella es muy compacta, blanca, de tipo esférico, superficie poco irregular y de grano duro.
Fortados: variedad holandesa de precocidad algo menor que Preciosa. Es de porte medio, con muchas hojas, anchas y de bordes ligeramente ondulados, de color verde semioscuro, erguidas, cubriendo bien la pella; ésta es de buen tamaño, tipo abombado, blanca, compacta y de grano duro.
Master: de origen danés, muy precoz, se puede considerar de septiembre a octubre según la fecha de siembra, de finales de mayo a finales de junio. La pella es de tamaño medio, blanca, tipo redondeado, compacta, grano fino y duro, con aguante a pasarse, siendo su producción muy agrupada.
Preciosa: de origen holandés, más precoz que la variedad Master. La pella es de tamaño medio, tipo redondeado, blanca, compacta y de grano duro.
Presto: de origen francés. Es de las más precoces, pudiéndose cosechar en septiembre-octubre, según se siembre de últimos de mayo hasta últimos de junio. Las pellas son de buen tamaño, muy blancas, de tipo redondeado, poco irregular en su superficie y con pedúnculos cortos; muy compactas, de grano duro, tiene buen aguante y la recolección es agrupada en un periodo breve de tiempo.
Primula: variedad holandesa de características similares entre la variedad Eureka y Veralto. Es de poca altura, hojas de color verde semioscuro, pellas blancas, de buen tamaño, de grano duro y compactas.
Succes: variedad tipo Erfurt, muy precoz, que puede iniciar su recolección a principios de otoño. Forma pellas de tamaño medio, tipo esférico, blancas, de grano fino y apretado, con aguante a subirse, por lo que dura bastante en estado de aprovechamiento; los pedúnculos de la inflorescencia son cortos, lo que da a la pella forma redondeada.
Veralto: variedad holandesa, destaca por su precocidad y corto periodo de recolección. El follaje es abundante, cubriendo bien la pella, la cual es compacta, de tipo esférico, blanca, con grano fino, pudiéndose recolectar a principios de otoño.
– TEMPRANAS O DE VERANO:

Son aquellas que se recogen durante el verano o el otoño. La plantación de este tipo de coliflores se lleva a cabo entre los meses de mayo o junio. No requieren un clima frío y se adaptan perfectamente a los climas templados.

Avans: de origen danés, planta de porte bajo, los bordes de las hojas son ondulados y cubren la pella parcialmente; ésta es de buen tamaño, producción agrupada, blanca, compacta y con buenas características para el mercado.
Dominant: de origen danés, su producción se inicia en diciembre. Da lugar a pellas de buen tamaño pero no excesivo, forma redondeada, cubierta por las hojas interiores, compactas y de grano duro. Está adaptada tanto para la industria como a consumo en fresco.
Florablanca: planta de altura media. Produce pellas de gran tamaño, de color blanco, muy compactas y de grano fino. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Idol: de origen danés, siendo recolectada en el mes de noviembre. Los peciolos tapan la pella, siendo esta de tamaño medio, blanca, compacta y de grano duro.
Kangaroo: de origen australiano. Se recolecta en noviembre o diciembre según las fechas de siembra. Son plantas uniformes y de desarrollo corto. Las pellas son blancas, de buen tamaño, tipo esférico, compactas y de grano duro.
Lefert B: variedad de noviembre con periodo corto de recolección. La pella es de bordes algo ondulados y el color del limbo verde muy oscuro. La pella es blanca, compacta, de superficie algo irregular, de tipo abombado y de grano duro.
Lefert: variedad antigua y rústica, resistente al calor. La pella es muy grande, de tipo esférico, superficie algo irregular, compacta de grano fino, que se deforma durante el mes de noviembre.
Pava de navidad: variedad mediterránea cosechada en el último tercio del mes de diciembre; pero si la siembra se retrasa se puede recolectar durante el mes de enero. En algunas zonas sigue cultivándose por la finura de su sabor.
Rhonia: de origen francés. Se cosecha en la segunda mitad del mes de diciembre. La pella es de tipo esférico con 20 cm. de diámetro aproximadamente.
Selandia: de origen danés, precocidad similar a Supernova. De porte medio y hojas erguidas que protegen la pella. Forma pellas de buen tamaño, muy agrupadas, compactas y de grano duro.
Supernova: de origen danés, se cosecha a finales de octubre y principios de noviembre. Las pellas son de formación agrupada, de tipo esférico, tamaño medio, compactas y de grano duro.
Suprimax: de origen holandés, se recolecta en noviembre, con siembras a finales de junio en clima continental; el periodo de recolección es muy corto por presentar la formación de pellas muy agrupadas. Es de follaje muy abundante, cubriendo la pella que es muy compacta, de tipo esférico, superficie lisa y color muy blanco por su situación profunda en la planta. Está indicada para consumo en fresco y para industria.

coliflor1– DE MEDIA ESTACIÓN O DE OTOÑO:

Son aquellas que se recogen durante el otoño. La plantación de este tipo de coliflores se lleva a cabo entre los meses de mayo o junio. Nno requieren un clima frío y se adaptan perfectamente a los climas templados.

Canberra: de origen australiano, cosechada durante la segunda mitad de febrero. Da lugar a buenas pellas, de color blanco, tamaño medio, regulares, compactas y de grano duro.
Durato: de origen holandés. Variedad de cosecha agrupada desde avanzado enero hasta primeros de febrero. La pella es blanca, de buen tamaño, tipo esférico, compacta, de grano fino y duro, con superficie algo irregular.
Frankfurter: variedad de origen alemán , cultivada desde antiguo. Planta de porte elevado y vegetación muy vigorosa, con hojas grandes, de color verde oscuro azulado; la producción se concentra durante la mitad del mes de febrero. Forma pellas bastante grandes, blancas, compactas, de grano fino y duro. Destaca su excelente conservación, siendo una planta rústica y resistente al frío. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Gigante danés: originaria de Dinamarca, se trata de una variedad clásica de enero-febrero. Forma pellas redondeadas, de color blanco, superficie granulosa, dura, compacta y resistente al frío.
Gigante de Nápoles: se trata de una variedad antigua que aún sigue cultivándose, y está extendida por diversos países. Se recolecta durante la segunda mitad de febrero. Forma pellas muy grandes que pueden sobrepasar los 30 cm. de diámetro, blancas, de tipo abombado, de grano fino y duro y con una buena conservación.
Primus: de origen francés. Se considera temprana dentro de las variedades de media estación, pues su recolección comienza a últimos de diciembre, prolongándose hasta enero. Las plantas son de porte elevado, forman pellas de buen tamaño, blancas, protegidas por las hojas, de tipo esférico, compactas, de grano duro y con buena conservación.
– TARDÍAS O DE INVIERNO:

Son aquellas que se recogen durante el invierno.

De San José: variedad mediterránea de cultivo tradicional, que ha sido desplazada por las nuevas variedades con mejores características de conservación. Su ciclo puede variar si se retrasa la siembra, pero suele recolectarse en marzo. Las pellas son de gran tamaño y quedan protegidas por las hojas, son de sabor fino, de tipo hueco, con pedúnculos largos, grano no duro que fácilmente es afectado por las elevadas temperaturas, presenta poca conservación, separándose sin dificultad el grano y deformándose para subirse a flor.
Metropol: de origen italiano y muy extendida por su ciclo tardío, ya que la producción tiene lugar a finales de marzo y abril, por tanto se aconseja su cultivo en zonas frías. Es una planta de porte medio, de vegetación vigorosa, con numerosas hojas, de color verde oscuro que cubren bien la pella. Las pellas son voluminosas, compactas, de grano duro, producción escalonada y buena conservación. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Tardía de Cuaresma: se trata de una variedad resistente al frío, con producción en marzo-abril. Las pellas son grandes, blancas, protegidas por las hojas, compactas, de grano fino y duro, con excelente conservación y producción escalonada.
REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

Temperatura

Las coliflores son algo más sensibles al frío que el bróculi, ya que responden mal a las bajas temperaturas (0º C), afectándole además las altas temperaturas (>26º C). La temperatura óptima para su ciclo de cultivo oscila entre 15.5-21.5º C.
Las variedades y su ciclo se cultivan en relación con las posibles heladas donde se presenten. En estos casos se utilizarán variedades cuyas hojas arropen las pellas cuando alcancen su tamaño de mercado, debiendo cosecharlas antes de que las hojas se abran y dejen de proteger la pella que puede ser dañada entonces por las heladas.

Suelo

La coliflor es más exigente en cuanto al suelo que los restantes cultivos de su especie, necesitando suelos con buena fertilidad y con gran aporte de nitrógeno y de agua. En tierras de mala calidad o en condiciones desfavorables no alcanzan un crecimiento óptimo.
La coliflor es un cultivo que tiene preferencia por suelos porosos, no encharcados, pero que al mismo tiempo tengan capacidad de retener la humedad del suelo.
El pH óptimo está alrededor de 6.5-7; en suelos más alcalinos desarrolla estados carenciales. Frecuentemente los suelos tienen un pH más bien elevado, por tanto se recomienda la aplicación de abonos que no ejerzan un efecto alcalinizante sobre el suelo.
Los abonos estabilizados no solo no aumentan el pH del suelo, sino que lo pueden bajar 2 ó más unidades en el entorno inmediato de las raíces, siendo su efecto tanto más pronunciado cuanto más alto sea el pH.

PARTICULARIDADES DEL CULTIVO

Semillero

La siembra suele realizarse en semillero desde marzo hasta junio, según las variedades, efectuándose el trasplante durante el verano.
Pueden obtenerse coliflores en verano, cultivando variedades de ciclo muy corto que se siembran en invernadero en pleno invierno, pasándose al terreno de asiento en primavera; pudiéndose así obtener pellas durante los meses de julio y agosto.

Las coliflores se plantan mediante semillas en semillero. Las semillas se introducen a una profundidad de 1 cm y se trasplantan al cabo de unas cuatro semanas cuando están tienen un palmo, más o menos de altura. Se introducen en el caballón a una distancia de medio metro entre una planta y otra y a unos 60 cm del caballón opuesto.
Preparación del terreno

Consiste principalmente en la nivelación del terreno, especialmente donde se realice riego a manta o por surcos, además de evitar desniveles que propicien encharcamientos y poder realizar riegos uniformes. Posteriormente se realiza una labor profunda o subsolado con reparto de estiércol y abonado de fondo para facilitar el desarrollo radicular del cultivo. A continuación, dar una labor de desmenuzamiento del suelo con un pase de fresadora.

Plantación

Las fechas de plantación influyen en el peso medio de los frutos, dependiendo de los ciclos: en los ciclos más cortos, las primeras fechas dan pesos algo mayores que en la últimas, ocurriendo al contrario en los ciclos más tardíos. En los cultivares tardíos, la variación de fechas de plantación permite una recolección escalonada dentro de cada cultivar.
El trasplante se hace sobre caballones o mesetas elevadas, empleando una densidad de plantación de 4 plantas/m², distribuyéndose las plantas al tresbolillo.

coliflor3Riego

La coliflor demanda un poco más de agua que el brócoli, debido a que su ciclo de cultivo es más largo, se suelen aplicar de 8-14 riegos con una frecuencia semanal. Dada la sensibilidad de la coliflor al encharcamiento no es recomendable aplicar riegos hasta pasados unas 2 ó 3 semanas tras la plantación (depende de las condiciones climáticas), es decir, en cultivos intensivos con fertirrigación será conveniente aplicar un abonado de fondo que proporcione el abono a la planta sin necesidad de iniciar los riegos.
En suelos pesados se recomienda dar 5 riegos por ciclo y en suelos ligeros se recomiendan 10 riegos por ciclo.
En sistema de riego por surcos, se suelen separar las hileras entre 0.5-0.8 m. ajustando la separación entre plantas hasta obtener la densidad requerida. En sistema de riego por goteo se suelen emplear bancos distanciados entre 1-1.4 m. realizando la plantación al tresbolillo. La coliflor es un cultivo medianamente sensible a la salinidad del agua de riego. Por ello es recomendable la aplicación de abono que no incremente la salinidad del agua de riego y del suelo.

Temperatura y exposición

Las coliflores no soportan los climas muy fríos ni muy calurosos. Es un cultivo que prefiere un clima templado con temperaturas comprendidas entre los 15 y los 20 º C.

En climas con heladas o con fuertes vientos deben estar protegidas de las inclemencias del tiempo para que no se hielen en caso de frío o para que no espiguen cuando la temperatura es muy elevada.

Las inflorescencias en época de crecimiento son afectadas por el sol directo en climas calurosos y por las heladas en climas muy fríos. Igualmente, cuando están maduras deben recolectarse pronto ya que pueden ser afectadas por numerosos factores ( heladas, viento, calor, etc ) y pudrirse con facilidad o ponerse marrones.

Abonado

-Nitrógeno: se trata de un cultivo ávido de nitrógeno, principalmente en los primeros 2/3 de su cultivo. La aplicación de nitrógeno en forma de nitrógeno estabilizado reduce la concentración de nitratos en hojas y pella entre un 10-20%. Por ello los abonos estabilizados son especialmente adecuados en el cultivo de la coliflor.

-Fósforo: no debe excederse en cuanto a su abonado, pues favorece la subida de flor.

-Potasio: el potasio es muy importante para obtener una cosecha de calidad. Además confiere resistencia a condiciones ambientales adversas (heladas, sequía…) y ataque de enfermedades. La carencia de potasio provoca una acortamiento de los entrenudos y pigmentación violácea en los nervios de las hojas.
-En cuanto a las carencias de microelementos, la coliflor es especialmente susceptible a presentar carencias de boro y molibdeno.

Un programa de abonado recomendado en el cultivo de la coliflor sería:

*Abonado de fondo:

Estiércol o gallinaza fermentados.
Malas hierbas

El cultivo debe mantenerse limpio de malas hierbas hasta el inicio de la cosecha, por tanto, se controlarán las malas hierbas a través de escardas mecánicas con el aporcado a los 15 ó 30 días del trasplante.

Recolección

La recolección está condicionada a la época de siembra, el ciclo de la variedad y la climatología de la zona. Comienza en el mes de septiembre para las variedades tempranas y, a partir de esta época la producción puede alcanzar hasta el mes de abril.
Los rendimientos de las variedades más productivas pueden llegar a los 20.000-30.000 kg/ha, debiendo alcanzar para ello pesos de pella del orden de 2 kg y a veces superiores, mientras que las variedades con menor producción solo alcanzan rendimientos de 15.000-20.000 kg/ha, con pesos de pella de 1 kg o poco más. Las coliflores son seleccionadas por su tamaño y por el grado de compactación de la inflorescencia. Las coliflores, después de ser deshojadas, son embaladas típicamente en cajas de cartón con 12 a 24 cabezas, siendo 12 lo más común. La coliflor se comercializa principalmente deshojada (a excepción de las hojas envolventes de la cabeza) y envuelta en un film plástico perforado. Las partes florales protuberantes o sueltas, que crean una apariencia granulosa, son señal de sobremadurez.

CULTIVO DE MINICOLIFLORES

Este tipo de cultivo está teniendo cada vez mayor aceptación, como consecuencia del cambio en los gustos del consumidor, que van evolucionando a preferir unidades no muy grandes. Se realiza variando el marco de plantación a dimensiones más reducidas, que pueden ser de 20-22 cm. entre líneas y 10 cm. entre plantas, no siendo necesario emplear variedades especiales, aunque puedan dar mejor resultado aquellas plantas de menor vigor y pella más reducida.
La mayor densidad de plantas tiene como consecuencia la formación de pellas más pequeñas, que alcanzan diámetros de 5-10 cm. Este tipo de coliflores se adapta muy bien al empaquetado y a la congelación. En cuanto a su comercialización en fresco, tiene una buena aceptación en el mercado las pellas de 400 a 600 g de peso.

coliflor4PLAGAS Y ENFERMEDADES

Plagas

– ORUGAS

Pieris brassicae son mariposas de color blanco con manchas negras en las alas. En primavera aparecen las larvas de color gris que devoran las hojas de la coliflor. Suelen tener varias generaciones al año.
Mamestra brassicae es una mariposa de costumbres nocturnas; sus larvas se alimentan de las hojas más tiernas de la coliflor, presentando solo una generación anual.

– POLILLAS

Las larvas de ambas especies tienen aproximadamente 1 cm. de longitud. La mariposa es de color gris, de hábitos crepusculares y nocturnos, permaneciendo oculta y resguardada durante el día bajo las hojas. Al comienzo de la fase larvaria roen el tejido foliar, pero al crecer tiene predilección por los brotes tiernos e inflorescencias.

Control

-El control biológico empleando feromonas tiene buenos resultados.
-El insecticida biológico a base de Bacillus thuringiensis kurstaaki al 17.6%, presentado como suspensión concentrada (fluido concentrado), empleado a una dosis de 0.50-1.50 kg/ha, sobre larvas jóvenes, puede ofrecer un buen control sin ningún tipo de problema tóxico residual.
– MOSCA SUBTERRÁNEA

El estado adulto es de color gris, realizando la puesta en el cuello de las plantas y cuando salen las larvas, éstas penetran en el interior de los tejidos, destruyéndolos completamente.
Las plantas jóvenes acaban muriendo o en caso contrario quedan muy debilitadas. Los daños pueden ser de consideración en primavera y otoño, especialmente en semilleros.

Control

-. Los objetivos deben basarse por una parte en eliminar los adultos o evitar que realicen la puesta sobre los tallos de las plantas y, por otra, destruir y/o evitar la plaga en el suelo o raíces.

– MOSCA BLANCA

Al contrario que otras especies de este género, esta especie resiste bien las bajas temperaturas.
Los daños se localizan en el envés de las hojas, desde donde debilita a la planta mediante la succión de savia y, además ensucia las hojas, ya que segrega una melaza típica sobre la que se asienta el hongo.

– FALSA POTRA

Es un curculiónido que recibe su nombre porque los daños que causa son, aparentemente, similares a los de la verdadera potra. Sus daños en los semilleros pueden ser muy graves.

Control

-Debido a la biología del insecto la lucha directa es difícil. Deben destruirse inmediatamente todas las plantas en las que, al transplantar, se observen síntomas. Se debe proceder entonces a la desinfección del semillero.

– PULGÓN CEROSO DE LAS CRUCÍFERAS

Son de color gris verdoso, con la particularidad de la secreción cerosa blanquecina. Sus ataques se manifiestan en áreas muy concretas y limitadas, iniciando la colonización en las hojas más jóvenes. Si el ataque es muy intenso puede dar lugar a la muerte de las plantas.

Control

-Es conveniente detectar los primeros ejemplares y tratar con productos insecticidas, para impedir que queden protegidos cuando las plantas acogollan, pues una vez llegada esta fase, si el ataque persiste resulta imposible su erradicación.

Enfermedades

– POTRA O HERNIA DE LA COL

Este hongo ataca a muchas otras crucíferas, siendo una enfermedad sin tratamiento eficaz, porque únicamente conviene prevenir o, cuando aparece, impedir su extensión. En general la acidez del suelo favorece su propagación.

– BOTRITIS

Es el causante de la pudrición de los tejidos, desarrollándose siempre en condiciones de elevada humedad. El ataque puede resultar grave si en el suelo hubo cultivo anteriormente infectado por esta misma enfermedad.
Los ataques suelen presentarse tanto en hojas como en el cuello y pellas de las plantas, presentando siempre su micelio característico de color gris-ceniza.

Control

-La erradicación del hongo resulta bastante difícil. Utilizar compuestos cúpricos.

– MILDIU

El desarrollo de este hongo está condicionado por los factores ambientales de humedad y temperatura, pues los periodos de elevada humedad y bajas temperaturas le son favorables.
La infección puede iniciarse en el semillero; el ataque sobre plantas desarrolladas se localiza en las hojas exteriores, dando lugar a decoloraciones en el haz y en el envés de las hojas.
En la parte inferior de la zona atacada, se observan los órganos del hongo formando un ligero fieltro blanquecino.

Control

-Se debe evitar el trasplante de plántulas ya infectadas y aplicacar fungicidas preventivos en periodos húmedos.

– PODREDUMBRE SECA

Este hongo ataca la zona del cuello de la coliflor, que una vez invadida comienza a oscurecer. El ataque se inicia en las raíces jóvenes, formando sobre ellas los típicos rizomorfos y progresando en sentido ascendente, pudiéndose transmitir además por semillas.

Control

-Los métodos de lucha deben ser preventivos, evitando el cultivo de coliflores durante varios años en las parcelas que hayan padecido la enfermedad, el empleo de semillas certificadas y evitar el exceso de humedad prolongada en el suelo.

– BACTERIOSIS DE LA COLIFLOR

Las podredumbres bacterianas sobre la pella se manifiestan en forma de pequeñas manchas incoloras que palidecen rápidamente hasta cubrir toda la pella, aunque suelen quedar circunscritas a un florete de la misma.
La colonización por parte de las bacterias fitopatógenas va acompañada por la proliferación de bacterias saprófitas que potencian los síntomas de la alteración.
La bacteriosis suele aparecer en periodos de elevada humedad y suaves temperaturas.

Control

-Prevenir los desequilibrios de potasio y boro y evitar el exceso de abonado nitrogenado.
-Evitar las superficies húmedas.
-Diseñar un buen drenaje.

FISIOPATÍAS
*TIP-BURN: esta fisiopatía produce necrosis en los bordes de las hojas, depreciando la calidad de las piezas en casos de afección muy fuerte. En condiciones de crecimiento, con elevadas temperaturas y en situaciones en las que se adoptan técnicas dirigidas a proporcionar un gran vigor al cultivo, puede aparecer el tallo hueco.
En condiciones de cultivo, y principalmente cerca del punto de recolección, temperaturas altas y vientos secos pueden producir defectos de coloración, vello, piezas deformes y bracteado.
En general , los problemas de tip-burn están asociados a 3 factores fundamentalmente:

1.-Déficit de calcio en el terreno.
2.-Evapotranspiración de las hojas.
3.-Disponibilidad de agua.

Para minimizar los efectos se recomienda:

Riegos cortos y más frecuentes.
Posibilidad de utilizar barreras y cortavientos en la dirección de los vientos más secos.
Realizar aplicaciones de calcio en suelos y foliar, teniendo en cuenta que conforme las plantas son más adultas, los niveles de asimilación foliar son cada vez menores.