June 15, 2008
by admin
Comments Off on ABONOS VERDES

ABONOS VERDES

veza_angustifoliaEl modelo de producción agrícola tradicional, que ha caracterizado a nuestro país por mucho tiempo y lo sigue siendo en gran manera, constituido por labranzas intensivas que dejan el suelo desnudo, expuesto el mismo a lluvias torrenciales típicas de nuestro clima de la Región Oriental (mayormente, ya que es el área de mayor cultivo), ha traído consigo consecuencias negativas en términos de conservación del suelo, del agua y del medio ambiente.  Este modelo sumado al monocultivo, a la quema de los residuos y a los sistemas de explotación agrícolas reinantes ha llevado a la degradación química, física y biológica del suelo.  Así, los métodos tradicionales de antaño, sin previsión y aplicación de nuevas técnicas y tecnología eficiente, tienen como consecuencia la paulatina perdida de la fertilidad de los suelos, hasta tornarlos improductivos, como puede ser observado en las áreas más antiguas de la colonización del Paraguay.  La erosión y la perdida de Materia Orgánica han sido los principales responsables de este fenómeno.

Como lo clasifico Koeppen (1931), el clima de la Región Oriental es subtropical, húmedo, con veranos calurosos e inviernos con heladas ocasionales y tendencia a concentración de las lluvias en verano, sin estación seca definida.  Esta información nos da la pauta para determinar objetivamente la situación de nuestros suelos por la influencia del clima.

La Materia Orgánica es una fina capa de restos orgánicos acumulados superficialmente en el suelo, total o parcialmente descompuestos, esto es, humificados o no, a través de la acción de microorganismos que sobreviven en el suelo gracias a las condiciones aptas para ello, y ayudados estos por la temperatura (a mayor temperatura mayor actividad, y viceversa), pueden llevar a cabo la mineralización (transformación de las sustancias orgánicas en inorgánicas) de la M.O. y la consecuente liberación de los nutrientes esenciales en ella contenidos, que de acuerdo a su proveniencia, tendrán características diferentes en cuanto a su composición, pudiendo calificarse su efectividad de acuerdo a cada cultivo, en la producción de cosechas relativamente abundantes.

Por todo lo dicho, es deducible que, en nuestro clima, año tras año se registren perdidas de Materia Orgánica por: la utilización necesaria de Materia Orgánica para el sustento de los cultivos,  la escasa reposición de la misma luego de las cosechas, el excesivo lavado de bases y nutrientes por la acción de las lluvias, ayudado esto por la escasa retención de M.O. durante el invierno por no existir temperaturas lo suficientemente frías, por ende calurosas y por lo tanto la existencia de una mayor acción microbiana de mineralización durante todo el año que, debido a la desnudez del suelo, es perdida abundantemente y lixiviada a camadas mas profundas, aumentando la acción de moléculas de Aluminio que reemplazan a las bases tales como Calcio y Magnesio, y elevando el tenor de Acidez del suelo, obligando al agricultor a efectuar gastos posteriores de encalados y sometiendo a ese suelo a un cada vez menor rango de variedades de cultivos, generalmente menos rentables, teniendo como consecuencia final la inutilización de dicho suelo para cultivos de renta.

Por estas razones y muchas mas, es necesaria la aplicación obligatoria de técnicas de sustentabilidad y conservación de los suelos, y una de ellas, acaso la más importante, es la incorporación de Materia Orgánica al suelo y la manutención y reposición de la misma tras las cosechas.

Esto es realizado a través de técnicas que obedecen a los principios de la Siembra Directa (laboreo cero), consistente en mantener el suelo permanentemente bajo cubierta vegetal, evitando pérdidas por erosión y exceso de lixiviación.  Esa cobertura vegetal puede ser obtenida por la adición de  restos muertos o vivos de diversos tipos de cultivos, que quedaran a decisión del agricultor cual de ellos sembrar, de acuerdo a las necesidades del posterior cultivo, mas en general, es preferible aquel cultivo que produzca la mayor cantidad posible de masa seca por hectárea, para aumentar progresivamente el tenor de Materia Orgánica año tras año, si ese es el objetivo de la persona.

 

nabo-forrajero

Para el efecto, existen cultivos especialmente diseñados, como lo son los llamados Abonos Verdes, que poseen cualidades muy apreciables para su utilización estratégica dentro de un sistema de rotación de cultivos. Por ejemplo la gran producción de masa seca, y en el caso de las leguminosas, el gran aporte de Nitrógeno a través de la fijación del mismo por el sistema radicular, además de características de rusticidad, por ende de bajo costo de mantenimiento y conveniencia por el efecto que producen en la posterior cosecha del cultivo principal.

a) Efecto sobre la estructura del suelo.
Durante el desdoble de la Materia Orgánica por efecto de los microorganismos, se forman compuestos que son resistentes a la descomposición (tales como resinas, gomas, aceites). Estos compuestos ayudan a mantener adheridas las partículas del suelo o agregados. Un suelo con buena “agregación” de compuestos, es fácil de trabajar, posee una mejor aireación y mejor capacidad de infiltración. Altos porcentajes de Materia Orgánica también influyen en la presencia del humus del suelo.

b) Producción y aporte de Nitrógeno.
Esta es una característica principal de las plantas de la familia de las leguminosas, que captan el Nitrógeno del aire a través de la relación simbiótica con las bacterias del genero Rizhobium, que producen nódulos en las raíces, donde realizan su ciclo vital.  Por lo dicho, y a trabes de investigaciones realizadas podemos saber aproximadamente la cantidad de Nitrógeno que será aportado por el abono verde al cultivo sucesivo, dependiendo de la especie de dicho abono, ya que cada uno posee características distintas en cuanto a aportes de Macronutrientes

Es importante saber elegir el tipo de abono verde a utilizar, ya que de acuerdo a esta decisión, se podrá influenciar tanto positivamente como también en forma negativa al cultivo sucesivo.  Para explicar esto, se debe diferenciar el comportamiento como abono verde de las plantas según sean estas Gramíneas (Monocotiledóneas) o Leguminosas (Dicotiledóneas):

– Gramíneas: estas pueden actuar de forma excelente en cuanto a producción de masa seca, aporte de Materia Orgánica y reciclaje de nutrientes de camadas mas profundas, y eso la hace muy buena para ser utilizada como cobertura, con todos los beneficios que ello presume, como mayor retención de humedad, menor erosión del suelo, supresión de malezas, etc., aventajando en este sentido a las leguminosas.
– Leguminosas: como ya se mencionó, su gran aporte de Nitrógeno es su punto mas fuerte, y su cualidad ventajosa es que luego de incorporadas, produce una rápida liberación de los nutrientes contenidos en sus partes, posibilitando que los mismos puedan ser asimilados por el cultivo inmediatamente posterior.  Esto es posible ya que las mismas poseen un menor porcentaje de lignificacion llegado su tiempo de utilización, y por lo tanto por la relación C:N se explica que tengan mayor disponibilidad de Nitrógeno para ser aprovechado rápidamente.  Es necesario mencionar que de todo el Nitrógeno producido por un abono verde, solamente esta disponible posteriormente un 40-60% del total.

c) Actividad microbiana y la relación Carbono-Nitrógeno.
Al realizar la incorporación de un material verde relativamente joven, se produce un rápido incremento de la población de microorganismos del suelo, en su intento por descomponer el vegetal.  Los factores que influyen en la actividad microbiana de descomposición son mayormente la temperatura, la composición del suelo y la relación Carbono-Nitrógeno del material de la planta.  La relación C:N es un indicativo de la edad y del tipo de planta del cual deriva el material, cuanto mayor sea la madurez de la planta, mayor será el contenido en fibras y menor el contenido en proteínas (Nitrógeno).  El valor optimo de C:N para una rápida descomposición de la Materia Orgánica esta entre 15:1 y 25:1.  Con rangos mayores a 25:1 puede resultar que el Nitrógeno quede “atado” a los microorganismos del suelo, ya que los mismos necesitaran de mayores cantidades de Nitrógeno, en la prosecución de descomponer los materiales ricos en Carbono, además de alejar al Nitrógeno de las plantas que lo necesitan e impedir su disponibilidad.  Una solución en este caso seria la agregación de un fertilizante químico que contenga Nitrógeno, para nutrir a los microorganismos y ayudar a los mismos a descomponer los materiales fibrosos, evitando que los mismos utilicen el Nitrógeno necesario para el cultivo de interés.

La importancia de esto deriva de que, en la utilización de una planta con el objetivo de utilizar su aporte de Nitrógeno, es necesario saber el momento mas aproximado posible en el que la planta no sobrepasará la edad en la cual la relación C:N haría inefectivo al abono y hasta podría tornarse perjudicial para el cultivo posterior en el caso de que el mismo necesite de grandes cantidades de Nitrógeno para su desarrollo, esto es en el caso de que no sean leguminosas.

A modo informativo, a continuación se presenta un cuadro con datos analíticos de algunos de los Abonos Verdes mas utilizados en nuestro país.

CUADRO 1: estimación de la cantidad de macronutrientes acumulados anualmente en la parte aérea de algunas especies de Abonos Verdes de verano e invierno sembrados en las pequeñas propiedades.

Abonos verdes Materia seca Macronutrientes en la materia seca (Kg/ha) Relación C/N
N P K
Especies de verano
Kumandá yvyra’i 9153 240 13 240 22
Canavalia 7703 246 12 433 16
Mucura negra 7500 192 10 108 21
Especies de invierno
Nabo forrajero 4771 86 11 156 19
Lupino blanco 4012 75 5 55 26
Avena negra 3680 48 7 84 39
Vicia villosa 2942 81 7 81 17

A través de este cuadro, podemos deducir que tipo de abono verde utilizar, según sea invierno o verano, según queramos o no un gran aporte de Nitrógeno (dependiendo de si el cultivo posterior es o no leguminosa) y según necesitemos una buena cobertura duradera o una planta de rápida descomposición y liberación de nutrientes (ver relación C:N).  En este último caso, claramente podemos notar que la Avena Negra (Gramínea), es la planta de menor aporte de Nitrógeno y la que posee el valor de relación C:N más alto, por lo tanto es, como se menciono anteriormente, ideal para mantener el suelo con cobertura por mucho más tiempo que las demás, por su lenta descomposición.  Asimismo, en relación al aporte de Nitrógeno, esto posibilita que podamos sembrar casi cualquier cultivo posteriormente a la Avena, ya que su poco aporte de N no impide que sembremos una leguminosa a continuación ya que la misma no se vera afectada por su exceso, y una gramínea podrá implantarse sin problemas, aportándose N en forma de fertilizante químico, si fuese esto necesario, siempre y cuando en ambos casos exista la posibilidad de practicar la siembra directa.

Por otro lado, si el deseo es el de aportar Nitrógeno al cultivo posterior, tenemos muchas opciones, pero especialmente los abonos de verano, de entre los cuales el Kumanda yvyra`í resalta por su mayor aporte de masa seca y la Canavalia en cuanto a aporte de N y menor valor de C:N.  En dicho caso, los cultivos posteriores recomendadamente no deberán ser leguminosas, ya que un exceso de N, puede resultar en un escaso crecimiento y desarrollo de dichas plantas.  Mas en el caso de cultivos exigentes en N, producen beneficios abundantes.

d) Incremento y reciclaje de los nutrientes del suelo.
En adición al Nitrógeno aportado de las leguminosas, los Abonos Verdes ayudan a reciclar otros nutrientes -a través de la acción de sus raíces profundas- que estaban ubicados en las camadas mas profundas del suelo, y que de otra forma no estarían disponibles a la mayoría de los cultivos de renta, ayudando a la economía del agricultor por generar una menor necesidad de fertilización.

e) Acción de las raíces.

 

 

veza_sativa

La característica de la mayoría de las raíces de los Abonos Verdes, es la de ir muy profundo dentro del suelo, en su afán por reutilizar los nutrientes ahí encontrados y el agua contenida en ese sector.  Por medio de este tipo de crecimiento, las raíces actúan virtualmente como una especie de “arado biológico”, al penetrar en los suelos compactados. En la práctica, esto ayuda a disminuir las perdidas de nutrientes por volatilización, evaporación y mineralización al quedar expuestos, además de mejorar significativamente la aireación del suelo y deduciblemente disminuir los costos por el uso de maquinarias de efecto subsolador.

La Materia Orgánica del suelo es de fundamental importancia para todos los procesos llevados a cabo en la prosecución de una buena producción de vegetales, para que den abundantes rendimientos, maximizando la eficiencia del factor suelo, redituando en un buen ingreso económico.

Para ello existen numerosas especies de Abonos Verdes utilizados especialmente para lograr la sustentabilidad del suelo a largo plazo, mejorando progresivamente la cantidad y calidad de la Materia Orgánica disponible.  Esto se demuestra luego en la influencia que tiene sobre los cultivos de renta posteriores, produciendo cosechas más o menos abundantes, según sea el caso de tal o cual tipo de abono sobre un cultivo receptivo o no al efecto del mismo.

También, junto con los efectos mencionados, se producen varias acciones benéficas sobre la estructura, calidad y vitalidad del suelo.

Todo esto se logra a través de un inteligente proceso de toma de decisiones en las que se determinara finalmente el tipo de abono verde a utilizar, según el objetivo del empresario.

July 18, 2007
by admin
Comments Off on Escala de Scoville

Escala de Scoville

El pimiento silvestre, origen de todas las actuales variedades cultivadas, tiene su origen en Colombia.

Respecto a su clasificación científica, los pimientos son especies y variedades del género Capsicum, de la familia Solanaceae.

Existen más de una decena de variedades: Capsicum annum (jalapeño, serrano, chiltepín, pasilla, italiano, poblano, Guernika, guajillo, ñora), capsicum frutescens (malagueta, peri-peri africano, Naga Jolokia, Bih Jolokia asiático, tabasco), capsicum baccatum (ají escabeche, ají amarillo), capsicum chinense (habanero, Dorset Naga), capsicum pubescens (rocoto, manzano)…

El fruto de la mayoría de las especies de Capsicum contiene capsaicina (8-metil-N-vanillil-6-nonenamida, C18H27NO3) que estimula los receptores de calor y dolor de la epidermis, provocando así una irrigación sanguínea más intensa. Produce una fuerte sensación de quemazón en la boca. La mayoría de los mamíferos encuentran esta sensación desagradable.

El grado de picor de un pimiento se mide por la Escala de Scoville El número de unidades Scoville (SHU) ( Scoville Heat Units) indica la cantidad presente de Capsaicina.

Para neutralizar el ardor en la boca, los métodos más eficientes son ingerir azúcar, aceite o grasas. Masticar pan también ayuda porque remueve de forma mecánica la capsaicina, mientras que la caseína de la leche rodea la molécula, volviéndola ineficaz. No es muy soluble en agua, por lo que beberla no ayuda mucho, pero sí lo es en grasas y alcohol. Irrita los ojos y la piel.

Escala de Scoville

Unidades Scoville

Tipo de chile

15000000-16000000

Capsaicina pura y dihydrocapsaicina

8600000-9100000

Varios capsaicinoides, como homocapsaicina, homodihydrocapsaicina, y nordihydrocapsaicina

2000000-5300000

Spray de pimienta, FN303 munición irritante

855000-1041427

Naga Jolokia, Dorset Naga

350000-580000

Habanero Red Savina, Tezpur

100000-350000

Pimiento de Dátil, Rocoto, Chile Jamaicano, Ají ojo de pájaro africano, Habanero naranja, Chile Scotch Bonnet, Pimiento de cayena de Carolina

50000-100000

Chile Thai, Pimiento Malagueta, Chiltepin, Piquin, Santaka, Chile de las Bahamas, Tabiche, Amazonas rojo

30000-50000

Cayena, Tabasco, algunos Chipotles, Rocoto, Cobán

15000-30000

Serrano, Chile de árbol, manzano, Chile de seda

5000-15000

Chile cera

2500-5000

Jalapeño, Guajillo, variedades de Nuevo México de Anaheim, Chile de cera húngaro, Mirasol, Chipotle, Poblano

1500-2500

Rocotillo, Sandia, Cascabel, Padrón

1000-1500

Ancho, Pasilla, Española, Anaheim

100-1000

Pepperoncini, Campanas mexicanas, Chile Cherry, Nuevo México, Big Jim, Paprika, Santo Domingo, Chile Cherry rojo

0

Pimientos campana, Campanas dulces, Banana dulce, Pimiento italiano

May 16, 2007
by admin
Comments Off on ASOCIACIÓN DE CULTIVOS

ASOCIACIÓN DE CULTIVOS

ASOCIACIÓN DE CULTIVOS

CULTIVO ASOCIACIÓN DE CULTIVOS

Propuestas por el INTA (1)

ASOCIACIÓN DE CULTIVOS

Propuestas por Mariano Bueno (2)

acelga lechuga, escarola, cebolla, col y coliflor judía mata baja, zanahoria, nabo, rábano, etc.
ajo lechuga, remolacha y guisantes fresa, remolacha roja, hinojo, lechuga, tomate. No leguminosas
apio lechuga y puerro judía, pepino, col, puerro, guisante, tomate, lechuga, rábano
berenjena judía y caléndula judía de mata baja y patata, aunque mejor solas
boniato

no conviene por su gran porte
borraja

zanahorias. No leguminosas
brócoli remolacha y espinaca patata, cebolla, lechuga, espinaca (romero y menta auyentan los parásitos)
calabacín maíz y judía judía, maíz, calabaza, col, lechuga
calabaza maíz y judía judía, maíz, calabaza, col, lechuga
canónigo

col, puerro, nabo, zanahoria, etc.
cardo

haba
cebolla lechuga, col, remolacha y coliflor zanahoria, pepino, chirimía, lechuga, fresa, remolacha
col lechuga, apio, zanahoria, remolacha, cebolla y puerro remolacha, judía, lechuga, guisante, patata, apio, cebolla, pepino, tomate
coliflor lechuga, apio. zanahoria. cebolla Y puerro patatas, cebolla, lechuga, espinacas (romero y menta aumentan los parásitos)
escarola lechuga, zanahoria, remolacha y repollo

espinaca remolacha, col, coliflor y brócoli haba, judía, guisante, fresa, apio, lechuga, col, escarola
guisante col, ajo yzanahoria Se lleva bien con la mayoría de las plantas: rábano, nabo, lechuga, etc. No con ajo y cebolla
haba zanahoria, col y coliflor alcachofa, lechuga, patata, maíz, apio
judía maíz y calabaza maíz, calabacine, zanahoria, col, pepino, fresa, perejil, patata, tomate. No con ajo, cebolla, puerro
lechuga col, acelga, rabanito, remolacha, cebolla y puerro casitodas. No con girasol
maíz

judía, calabacin, calabaza, pepino, melón
melón maíz y acelga espinaca, rábano, col, judía mata baja, maíz. No pepino y calabaza
nabo de mesa

apio, judía, tomate, zanahoria, lechuga, guisante. No rábano
patata

No conviene por su gran porte
pepino maíz y acelga apio, cebolla, col, guisante, judía, lechuga y rábano. No tomate y patata
perejil tomate y zanahoria tomate, cebolla, espárrago. No lechuga
pimiento zanahoria tomate, berenjena, albahaca (para para protegerlos de los pulgones)
puerro zanahoria, apio, lechuga y tomate zanahoria, apio, fresa, tomate. No con leguminosas: col, lechuga, rábano, remolacha
rabanito zanahoria, espinaca, lechuga, tomate y guisante zanahoria, col, lechuga, pepino, calabacin, espinaca, fresa, judía mata baja, perejil, guisante
remolacha col, coliflor, lechuga, ajo y brócoli lechuga, col, judía de mata baja, cebolla, puerro
sandía maíz y judía

tomate albahaca y zanahoria ajo, cebolla, apio, zanahoria, puerro, perejil (para protegelos de la mosca blanca)
zanahoria col, tomate, lechuga, escarola, rabanito, cebolla y guisantes puerro, cebolla, cebollino, lechuga, guisante, tomate,rábanos

(1) INTA: [Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina]
(2) Mariano Bueno [Experto en Geobiología. Bioconstrucción y Agricultura Ecológica]

Many of us like to sit at our urban gardens and relax after we’re done tending them. At that point, we play games and learn about slots at www.slotsguide.ca.

November 2, 2005
by admin
Comments Off on EL COBRE EN LA PROTECCIÓN DE LAS PLANTAS

EL COBRE EN LA PROTECCIÓN DE LAS PLANTAS

INTRODUCCIÓN

El hongo responsable de la enfermedad del mildiu de la viña, Plasmopara vitícola, llegó a Europa procedente de América -como había pasado anteriormente con el Oidio y la Filoxera- en 1878. Rápidamente se vio que era una enfermedad de gran virulencia y que si las condiciones eran favorables podían llegar a matar las cepas en una sola temporada. El fungicida mayoritariamente utilizado en aquella época, el azufre, no era eficaz contra esa enfermedad, no existiendo ningún sistema efectivo para el control del mildiu.

En 1882, Millardet, profesor de Botánica de la Facultad de Ciencias en Burdeos, observó una respuesta inusual en algunas viñas del Chateau Beaucaillou en Saint Julien, distrito de Burdeos. La finca estaba muy afectada por el mildiu, y la mayoría de las viñas habían perdido sus hojas; sin embargo, había un par de filas junto al camino que las mantenían intactas.

Millardet observó que las hojas estaban cubiertas por una sustancia azul, y pudo averiguar que la sustancia en cuestión era “verdigris”, un compuesto cúprico aplicado a las viñas de mayor accesibilidad como elemento disuasorio para los ladrones. Durante los dos años siguientes, Millardet desarrolló el cobre como tratamiento fungicida en la viña para el control del mildiu. La mezcla fungicida desarrollada, solución de Sulfato de cobre y cal, recibió el nombre de “Bouillie Bordelaise” (caldo Bordelés), que sigue utilizándose en la actualidad.

Recordemos, en relación a esta utilización del cobre para el control del mildiu, las terribles epidemias en patata que ocurrieron en Irlanda en los períodos de 1846-1851 y de 1876-1879, antes de los trabajos de Millardet. En aquella época, la patata constituía el alimento básico, representando más del 80% de la ingesta energética de la población más sencilla. El resultado fueron más de dos millones de muertos por hambre, y un movimiento migratorio de unos dos millones de personas, principalmente a los Estados Unidos, donde hicieron cambiar el carácter y la fisonomía de Nueva York y de otras importantes ciudades.

Millardet demostró de forma clara y concluyente que la acción fungicida del caldo Bordelés era debida a la acción del cobre, y esto dio lugar a que investigadores y agricultores ensayaran todos los compuestos y combinaciones de cobre imaginables. A pesar de toda la ingente actividad desplegada, no pudo encontrarse ningún producto que superara el caldo Bordelés.

Productos Cúpricos. Polivalencia

Una de las características más destacables de los productos cúpricos es su polivalencia. Combaten de forma muy eficaz numerosas enfermedades criptogámicas. Poseen, además, una acción bactericida muy importante, que justifica su utilización regular para combatir numerosas enfermedades bacterianas, contra las que los fungicidas orgánicos no tienen acción relevante. Poseen también una excelente acción como alguicidas y molusquicidas.

ESPECTRO DE ACCIÓN BACTERICIDA

El problema de las Bacteriosis es actualmente de una gran importancia en numerosos cultivos, destacando en los hortícolas, frutales, viña, florales y tropicales.

FRUTALES Pseudomonas syringae pv, persicae
Agrobacterium tumefaciens, Chancros. Pseudomonas syringae pv. synngae
VIÑA Necrosis bacteriana. Xylophilus (Xanthomonas) ampelina
HORTÍCOLAS Erwinia carotovora
Pseudomonas spp. Xanthomonas campe. Clavibacter michiganensis
OLIVO Tuberculosis. Pseudomonas savastanoi

Este efecto bactericida es mucho más acentuado en el caldo Bordelés que en otros productos cúpricos, debido al mayor nivel de cobre metal que libera, siendo éste un aspecto muy importante, ya que las enfermedades bacterianas aparecen de forma muy lenta y sólo se hacen evidentes cuando ya se han introducido profundamente.

ESPECTRO DE ACCIÓN FUNGICIDA

La acción fungicida de los productos cúpricos es muy importante y en muchos aspectos pueden competir perfectamente con los fungicidas orgánicos. Hay, sin embargo, un aspecto en el que los fungicidas cúpricos representan una acción única e insustituible y es el control de las bacterias sin posible comparación con ninguna otra familia orgánica o inorgánica. Los productos cúpricos son prácticamente los únicos en el mercado para el control de bacterias fitopatógenas, ya que los bactericidas antibióticos están prohibidos o en proceso de prohibición en la mayoría de los países.

VIÑA Mildiu. Plasmopara viticola, Botrytis. Botrytis cinerea
Excoriosis. Phomopsis viticola.Oidio. Uncinula necator
– Efecto secundario sobre:
Antracnosis. Elsinoe ampelina. Black-rot. Guignardia bidwellii
FRUTALES Chancros. Nectaria galligena. Phomopsis mal¡.
Enfermedades de conservación de los frutos
Monilia. Moniba laxa. Monilia fructigena.Fusicocum. Fusicoccum amygdali. Cribado Coryneum beyerinckii.
Septona. Septoria pyricola.Taphrina cerasia
Lepra o abolladura del melocotonero Taphrina deformans. Taphrina pruni.Moteado. Venturia pyrina. Venturia inaequalis, Sphaeropsis malorum
CÍTRICOS Negrilla. Capnodium elaeophilum. Phomopsis. Phomopsis citri. Aguado. Podredumbre del cuello de la raíz. Gomosis. Phytophtora spp.
OLIVO Repilo. Cycloconium oleaginum. Negrilla. Capnodium elaeophilum. Aceituna jabonosa Gloeosporium olivarum
HORTÍCOLAS Mildius. Phytophtora ínfestans. Bremia lactucae. Septoria. Septoria apil. Septoria lycopersici. Antracnosis. Colletotrichum spp. Negrón o Alternaria. Alternaria solani. Pseudoperonospora cubensis
REMOLACHA Ercospora. Cercospora beticola
GARBANZO Rabia. Phyllosticta rabies
ORNAMENTALES Royas. Uromyces spp. Transchelia pruni-spinosae

ESPECTRO DE ACCIÓN ALGUICIDA-MOLUSQUICIDA

Los productos de cobre se utilizan para controlar algas en general, en campos de arroz, balsas de agua o piscinas. Fundamentalmente son del tipo Algas azules, cuyos géneros principales son Oscillatoria, Lyngbya, Nostoc, Anabaena, Spirulina y Microcystis, y del tipo Algas verdes, como Chlamidomonas, Volvox, Oedogonium, Vaucheria, Spirogyra, Cladophora, …, siendo las algas pardas excepcionales y las rojas muy raras. Como molusquicida controla gran número de especies como Lymnaea, Planorbis y Viviparus.

Composición de los productos cúpricos

Los registros de los diferentes productos cúpricos expresan su composición en base al contenido cobre metal y no de su materia activa.

Our research and energy has been devoted to urban gardening for years. But, even we need some downtime. Many of our workers will play slots online to relax.

Como ejemplo para los productos cúpricos formulados al 50% de cobre, como un Oxicloruro de cobre 50% (polvo mojable), un Oxido Cuproso 50% (polvo mojable), o un Hidróxido cúprico 50% (polvo mojable), este porcentaje indica y viene reflejado con claridad en su correspondiente hoja de registro, que su contenido en cobre es del 50% p/p, esto es, 1 kg. de producto comercial contiene 500 g. de cobre metal. Lo que varía para cada uno de estos productos es el contenido de materia activa necesario para conseguir este 50%, ya que el contenido de cobre de cada uno (en producto puro) varía en función de su fórmula química.

Modo de acción

El efecto tóxico de las sales de cobre sobre los hongos se manifiesta por la inhibición de la germinación de las esporas.

Las esporas fúngicas son capaces de concentrar los iones Cu2+ a partir del medio circundante, pudiendo llegar a ser la concentración de 100 a 4000 veces mayor que en el medio. Durante la fase de absorción, los iones Cu2+ sustituyen a los iones H+, K+, Ca2+ y Mg2+, presentes en la superficie celular. Esta sustitución puede ocasionar una alteración de la semipermeabilidad de la membrana, facilitando la penetración de los iones Cu2+ al interior de las células.

En el interior de las esporas, los iones Cu2+ se fijan sobre diversos grupos químicos, como por ejemplo, los imidazoles, carboxilos, fosfatos, sulfhidrilos, aminas o hidroxilos, presentes en numerosas proteínas enzimáticas. Esta unión produce un efecto tóxico que perturba el correcto funcionamiento celular.

Liberación de iones de cobre

Los fungicidas cúpricos pueden describirse como compuestos insolubles, aunque si actúan como fungicidas y bactericidas es precisamente por liberar pequeñísimas cantidades de iones de cobre en contacto con el agua. Se trata de cantidades del orden de partes por millón (1 ppm = 1 mg/litro), pero que ya son suficientemente tóxicas para los hongos a combatir.

Por ejemplo, el mildiu de la vid, Plasmopara viticola, en su fase de zoospora, que es cuando penetra en las hojas, no puede sobrevivir a concentraciones de cobre superiores a 0.5-2 ppm. Las conidias y conidióforos de este mismo hongo, que forman las manchas blancas del final de la infección, resisten mayores concentraciones pero no pueden sobrevivir por encima de 3-5 ppm de cobre. El caldo Bordelés libera cobre en exceso para controlar incluso las conidias y los conidióforos del mildiu, siendo ésta la principal razón de la conocida acción de choque del caldo Bordelés, mientras que el Oxicloruro de cobre y otras formulaciones de cobre, si bien liberan una cantidad suficiente para actuar sobre las zoosporas del mildiu, están en el límite o por debajo del nivel máximo de control de conidias y conidióforos.

Estructura física. Adherencia. Persistencia

En la neutralización del Sulfato de cobre con cal, precipita el Sulfato cuprocálcico, materia activa del caldo Bordelés, como producto de estructura esencialmente amorfa, con escasos signos de organización cristalina. Las partículas tienen un aspecto amorfo y sin estructurar, estando unidas íntimamente y formando una masa continua que se adhiere fuertemente a la superficie vegetal.

Al ser muy irregulares y porosas, en contacto con el agua presentan una mayor capacidad de liberación y de forma más regular de cobre activo. Tras el secado establecen una fuerte unión entre sí, y con la superficie sobre la que se encuentran. El caldo Bordelés, debido a las características físicas mencionadas, es el compuesto cúprico que presenta una mayor adherencia, y, consecuentemente, una mayor persistencia. Esto implicará también una mayor resistencia al lavado por lluvia.

El Oxicloruro de cobre, en cambio, tiene una estructura esencialmente cristalina, y sus partículas están perfectamente individualizadas, siendo su poder de adherencia y su persistencia inferior al caldo Bordelés, así como su capacidad de liberar cobre activo.

Granulometría

El tamaño y la distribución por diámetros de una formulación son vitales para una correcta aplicación y una buena eficacia.

Si las partículas son muy finas, pueden distribuirse con regularidad cubriendo una gran superficie y protegiendo de forma óptima la planta de los ataques de hongos o bacterias. En el siguiente ejemplo se observa de forma gráfica el aumento de superficie de contacto que conlleva un menor tamaño de partícula. Suponiendo que la materia activa antes de la molturación se presenta bajo la forma de partículas cúbicas de 10 micras de lado (A), la superficie total de la partícula es de 10 x 10 x 6 (lados) = 600 micras cuadradas. Si se fracciona esta partícula en 8 cubos de 5 micras de lado (B) se obtendrá una superficie total de 5 x 5 x 6 = 150 micras cuadradas x 8 cubos = 1.200 micras cuadradas. Para un mismo peso, por tanto, hemos doblado la superficie de las partículas. Esto muestra el interés de obtener las partículas más finas posible para aumentar su número y su superficie de cubrición. Un tamaño elevado de partícula protege de forma menos eficaz y crea problemas de aplicación en el campo por obstrucción de boquillas, formación de depósitos, … El caldo Bordelés de preparación manual presenta en muchas ocasiones problemas de eficacia y de obturación de boquillas debido al grosor de la cal ordinaria, a una agitación insuficiente, siendo corriente obtener productos con una granulometría media de 10-30 mm.

En cambio, un buen caldo Bordelés industrial tiene una granulometría media de 3- 5 mm, similar a la de un Oxicloruro de buena calidad, mientras que un Oxicloruro en polvo mojable ordinario puede tener 6-10 mm. de granulometría media.

granulo

Compatibilidad

COMPATIBILIDAD QUÍMICA

Si en una mezcla hay una reacción química entre los componentes, es prácticamente seguro que uno de ellos será degradado y sufrirá modificación en cuanto a eficacia, persistencia o selectividad respecto al cultivo tratado. La incompatibilidad química entre productos no se aprecia directamente de forma visual. En general, los productos cúpricos son incompatibles químicamente con los polisulfuros, con el ácido cianhídrico, Tiram, Ziram, Fosetil-Al, así como con las materias activas de reacción muy ácida o muy básica.

Los productos cúpricos Oxicloruro, Óxido o Hidróxido son perfectamente compatibles con los productos fitosanitarios orgánicos. En cuanto a los productos a base de Sulfato de cobre neutralizado con cal, esto es caldo Bordelés, hay que hacer una diferenciación importante entre los que son de preparación manual en el campo, y los formulados industriales, de buena calidad, como el caldo Bordelés Vallés. El caldo Bordelés de preparación manual puede ser incompatible con muchas materias activas debido a que no es posible realizar el proceso de neutralización del Sulfato de cobre con cal de forma óptima aunque se siga el proceso con papel indicador de fenoftaleína o tornasol. Al reaccionar la cal de forma muy lenta, siempre queda una cierta cantidad que sigue reaccionando y que puede elevar el pH hasta valores muy elevados, que lo hacen incompatible en cualquier mezcla con productos orgánicos. Normalmente cuando se menciona la incompatibilidad de mezcla del caldo Bordelés, se hace referencia a una incompatibilidad de productos de reacción alcalina, por esta problemática que históricamente posee el caldo Bordelés de preparación manual. El caldo Bordelés Vallés, de moderna formulación industrial, está neutralizado de forma perfecta a pH 7 y puede mezclarse prácticamente con todas las materias activas del mercado, no englobándose en la categoría de productos de reacción alcalina al ser perfectamente neutro.

COMPATIBILIDAD FÍSICA

Cuando en una mezcla ocurre un fenómeno de incompatibilidad física, pueden presentarse fenómenos de floculación (aglomeración de partículas), aumento de viscosidad (formación de gel) o formación de grumos.

Los fenómenos de incompatibilidad física se producen sobre todo al utilizar aguas muy calcáreas, caldos excesivamente concentrados o soluciones iónicas muy concentradas como en algunos abonos líquidos. Las consecuencias de esta incompatibilidad se traducen en una sedimentación en la cuba, en una estratificación de los productos en razón de las diferentes densidades de los componentes en obturaciones de los filtros y de las boquillas de pulverización y en una repartición irregular del caldo. Si se desconoce la compatibilidad física entre dos productos es recomendable realizar una prueba de compatibilidad utilizando agua del mismo tipo y cantidades de productos proporcionales a las que compondrían la mezcla. Si una o dos horas después de la mezcla con agitación, no se aprecia sedimentación ni floculación, la mezcla es perfectamente compatible físicamente. Si se observa una ligera floculación o un ligero depósito, la mezcla será compatible pero será necesaria una buena agitación. Si la precipitación es importante y difícil de dispersar, la mezcla no es aconsejable.

Productos cúpricos y fauna auxiliar

El cobre, en sus diferentes formulaciones, puede considerarse prácticamente inocuo para la fauna auxiliar. Se considera como no tóxico para Coccinélidos, Sírfidos, Crisopas, Antocóridos, Míridos, Nábidos, Himenópteros, Typhlodromus y demás fauna útil. Para ácaros fitófagos se considera como neutro.

Para fauna salvaje es considerado como no tóxico.

Para la fauna acuática se considera como medianamente tóxico.

Resistencias

Los productos cúpricos ejercen su acción fungicida fundamentalmente a nivel de la germinación de las esporas de los hongos.

Esta acción la realizan por contacto y de forma preventiva. En su efecto tóxico perturban muchos procesos celulares, interaccionando de forma no específica con constituyentes celulares esenciales que comportan grupos aminos -NH2 o del azufre -SH. Al ser su acción química del tipo multigénico, la probabilidad de obtener cepas o individuos cuya resistencia resulte de la modificación de todos los genes es prácticamente nula, y no ha sido jamás observada hasta el presente (más de un siglo de utilización de los productos de cobre). Por el contrario, aquellas familias químicas como las fenilamidas, bencimidazoles o dicarboximidas entre otras, cuya resistencia viene condicionada por la variación en un único gen, y que denominamos de tipo monogénico, poseen un alto riesgo de alcanzar resistencias, como de hecho sucede en la práctica.

Selectividad

En condiciones de bajas temperaturas (inferior a 5° C) y elevada humedad, pueden incrementarse los fenómenos de fitotoxicidad en cultivos sensibles.

Su aplicación en período vegetativo no es aconsejable en frutales de hueso. En los frutales de pepita, aplicaciones repetidas pueden tener efectos negativos con posible producción de russeting en la variedad de manzano Golden.

El cobre y la agricultura ecológica

La Agricultura ecológica pretende establecer un equilibrio entre la prioridad de la agricultura convencional, que es la máxima producción, con los de la máxima calidad y de un mayor respeto al medio ambiente.

La Agricultura Ecológica es una realidad actual, con más de 3.000 explotaciones que ocupan más de 150.000 has., estando en fase de consolidación. Como es sabido, en Agricultura Ecológica están desestimados los productos orgánicos de síntesis para el control de plagas y enfermedades. Siguiendo las disposiciones recogidas en el anexo II del Reglamento CEE 2092/91 del Consejo de 4 de junio de 1991, y del Reglamento CEE 1988/97, sobre Producción Agrícola y Ecológica, en cuanto a fungicidas los productos cúpricos en sus diferentes familias están presentes en este tipo de producción. Por tanto, los compuestos a base de cobre ocupan un lugar insustituible en el control de enfermedades, además de en Agricultura convencional, en Agricultura Ecológica y de producción integrada de numerosos cultivos.

roduction of many crops.

October 3, 2005
by admin
Comments Off on Coliflor

Coliflor

CULTIVO BIOLÓGICO DE LA COLIFLOR
TAXONOMÍA Y MORFOLOGÍA

La coliflor es una planta, perteneciente a la familia Cruciferae y cuyo nombre botánico es Brassica oleracea L. var. botrytis.

En estas plantas la inflorescencia se encuentra hipertrofiada, formando una masa de pecíolos y botones foliares apelmazados.

Las selecciones de coliflores tienen los soportes de la flor desarrollados prematuramente; las flores abortan en gran parte y las ramificaciones a lo largo de las cuales están distribuidas, se encuentran engrosadas y, disminuyendo de longitud, forman una especie de corimbo regular que termina en una superficie blanca amontonada. Es decir, las ramificaciones florales, gruesas, blancas, más o menos apretadas, pero sí unidas y muy tiernas, forman una masa que es la cabeza o pella de la coliflor, en la que los rudimentos de las flores están representados por pequeñas asperezas en la parte superior.
Son consideradas como coliflores las coles de pella compacta que no forman brotes laterales, son de color blanco y tienen algunas características morfológicas distintas, como las hojas, más anchas y no tan erguidas, con limbos que cubren generalmente en su totalidad el pecíolo, a no ser en las hojas muy viejas algunas variedades; tienen también los bordes de los limbos menos ondulados, nerviaduras menos marcadas y no tan blancas, así como pellas de mayor tamaño, de superficie menos granulada y sabor más suave.

 

coliflor2Existen bastantes diferencias en la compacidad de las pellas, y encontramos variedades de grano muy apretado, en cuyo caso son más resistentes a la subida de la flor, mientras que otras son de tipo medio en relación con este carácter o bien de grano casi suelto que forman una superficie menos granulosa, como afelpada, las cuales son de poco aguante en estado de aprovechamiento para el mercado.

La forma de la pella en la coliflor presenta algunas diferencias que son interesantes para su utilización en las descripciones varietales:

Abombado: la base plana es más amplia que en el tipo esférico, la relación del diámetro a la altura es mayor y la forma de la superficie en su mitad superior es más amplia.
Aplanado: la superficie superior de la pella es tan amplia como la base, siendo la relación diámetro-altura mayor que en el tipo abombado, resultando en conjunto una pella aplastada.
Cónico: los rudimentos florales forman aglomerados cónicos parciales, en conjunto toman la forma apuntada o cónica, especialmente apuntada en al cúspide de la pella.
Esférico: la forma de las pellas es relativamente esférica, con base plana reducida, siendo el resto de forma redondeada hasta la cúspide.
Hueco: es el tipo que forman las pellas más ramificadas interiormente.
En el cultivo de la coliflor se reconocen las siguientes fases:

1.- Fase juvenil.
2.- Fase de inducción floral.
3.- Fase de crecimiento de la pella.

La fase juvenil queda definida como aquel periodo en el que la planta no responde a la acción de las bajas temperaturas que provocan la inducción floral, estando marcada su duración por la formación de un número determinado de hojas, diferente de cada cultivar.

MATERIAL VEGETAL

A continuación se muestran las variedades divididas por su ciclo:

– EXTRATEMPRANAS O DE PRIMAVERA:

Son aquellas muy resistentes a las heladas y que, tras pasar el invierno maduran en primavera. La cosecha se lleva a cabo durante la primavera o a principios de verano. Estas variedades requieren climas fríos para que las coliflores sean de calidad.

Bola de nieve: de características muy parecidas a la De Erfurt, de la que se considera originaria. La pella es igualmente de tamaño medio, grano fino y apretado, pero de tipo más esférico y algo más compacta, con mejor conservación. La planta es de porte bajo, con follaje erecto de color verde claro y de bordes ondulados. Se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Brestol: de origen danés, similar a la variedad Master, aunque con menor precocidad. Forma pellas muy compactas, de grano duro, con aguante y producción agrupada.
Catalina: variedad española de octubre-noviembre. Corresponde al tipo de coliflor mediterráneo. Forma pellas de muy buen tamaño, muy blancas y finas, pero no de grano demasiado apretado, correspondiendo al tipo hueco, de pedúnculos largos, cuya parte superior es de curvatura amplia. La pella aguanta poco la subida de flor y ha de comercializarse con rapidez , pueden también influir las temperaturas elevadas durante su formación.
De Erfurt: variedad muy antigua de origen francés, empleada en numerosas selecciones. Con siembras a finales de junio en clima continental, se cosecha durante la segunda mitad de octubre. La pella es blanca, de tipo abombado, tamaño medio, con un peso alrededor de 1.5 kg, de grano fino y apretado, compacidad media y resistencia también media, para la subida de la flor, que influye en su capacidad de conservación.
Eureka: de origen holandés. Precocidad superior a la variedad Preciosa. Se trata de una planta de poca altura pero vigorosa, con hojas que protegen muy bien la pella, con un periodo muy corto de recolección por estar muy agrupada; la pella es muy compacta, blanca, de tipo esférico, superficie poco irregular y de grano duro.
Fortados: variedad holandesa de precocidad algo menor que Preciosa. Es de porte medio, con muchas hojas, anchas y de bordes ligeramente ondulados, de color verde semioscuro, erguidas, cubriendo bien la pella; ésta es de buen tamaño, tipo abombado, blanca, compacta y de grano duro.
Master: de origen danés, muy precoz, se puede considerar de septiembre a octubre según la fecha de siembra, de finales de mayo a finales de junio. La pella es de tamaño medio, blanca, tipo redondeado, compacta, grano fino y duro, con aguante a pasarse, siendo su producción muy agrupada.
Preciosa: de origen holandés, más precoz que la variedad Master. La pella es de tamaño medio, tipo redondeado, blanca, compacta y de grano duro.
Presto: de origen francés. Es de las más precoces, pudiéndose cosechar en septiembre-octubre, según se siembre de últimos de mayo hasta últimos de junio. Las pellas son de buen tamaño, muy blancas, de tipo redondeado, poco irregular en su superficie y con pedúnculos cortos; muy compactas, de grano duro, tiene buen aguante y la recolección es agrupada en un periodo breve de tiempo.
Primula: variedad holandesa de características similares entre la variedad Eureka y Veralto. Es de poca altura, hojas de color verde semioscuro, pellas blancas, de buen tamaño, de grano duro y compactas.
Succes: variedad tipo Erfurt, muy precoz, que puede iniciar su recolección a principios de otoño. Forma pellas de tamaño medio, tipo esférico, blancas, de grano fino y apretado, con aguante a subirse, por lo que dura bastante en estado de aprovechamiento; los pedúnculos de la inflorescencia son cortos, lo que da a la pella forma redondeada.
Veralto: variedad holandesa, destaca por su precocidad y corto periodo de recolección. El follaje es abundante, cubriendo bien la pella, la cual es compacta, de tipo esférico, blanca, con grano fino, pudiéndose recolectar a principios de otoño.
– TEMPRANAS O DE VERANO:

Son aquellas que se recogen durante el verano o el otoño. La plantación de este tipo de coliflores se lleva a cabo entre los meses de mayo o junio. No requieren un clima frío y se adaptan perfectamente a los climas templados.

Avans: de origen danés, planta de porte bajo, los bordes de las hojas son ondulados y cubren la pella parcialmente; ésta es de buen tamaño, producción agrupada, blanca, compacta y con buenas características para el mercado.
Dominant: de origen danés, su producción se inicia en diciembre. Da lugar a pellas de buen tamaño pero no excesivo, forma redondeada, cubierta por las hojas interiores, compactas y de grano duro. Está adaptada tanto para la industria como a consumo en fresco.
Florablanca: planta de altura media. Produce pellas de gran tamaño, de color blanco, muy compactas y de grano fino. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Idol: de origen danés, siendo recolectada en el mes de noviembre. Los peciolos tapan la pella, siendo esta de tamaño medio, blanca, compacta y de grano duro.
Kangaroo: de origen australiano. Se recolecta en noviembre o diciembre según las fechas de siembra. Son plantas uniformes y de desarrollo corto. Las pellas son blancas, de buen tamaño, tipo esférico, compactas y de grano duro.
Lefert B: variedad de noviembre con periodo corto de recolección. La pella es de bordes algo ondulados y el color del limbo verde muy oscuro. La pella es blanca, compacta, de superficie algo irregular, de tipo abombado y de grano duro.
Lefert: variedad antigua y rústica, resistente al calor. La pella es muy grande, de tipo esférico, superficie algo irregular, compacta de grano fino, que se deforma durante el mes de noviembre.
Pava de navidad: variedad mediterránea cosechada en el último tercio del mes de diciembre; pero si la siembra se retrasa se puede recolectar durante el mes de enero. En algunas zonas sigue cultivándose por la finura de su sabor.
Rhonia: de origen francés. Se cosecha en la segunda mitad del mes de diciembre. La pella es de tipo esférico con 20 cm. de diámetro aproximadamente.
Selandia: de origen danés, precocidad similar a Supernova. De porte medio y hojas erguidas que protegen la pella. Forma pellas de buen tamaño, muy agrupadas, compactas y de grano duro.
Supernova: de origen danés, se cosecha a finales de octubre y principios de noviembre. Las pellas son de formación agrupada, de tipo esférico, tamaño medio, compactas y de grano duro.
Suprimax: de origen holandés, se recolecta en noviembre, con siembras a finales de junio en clima continental; el periodo de recolección es muy corto por presentar la formación de pellas muy agrupadas. Es de follaje muy abundante, cubriendo la pella que es muy compacta, de tipo esférico, superficie lisa y color muy blanco por su situación profunda en la planta. Está indicada para consumo en fresco y para industria.

coliflor1– DE MEDIA ESTACIÓN O DE OTOÑO:

Son aquellas que se recogen durante el otoño. La plantación de este tipo de coliflores se lleva a cabo entre los meses de mayo o junio. Nno requieren un clima frío y se adaptan perfectamente a los climas templados.

Canberra: de origen australiano, cosechada durante la segunda mitad de febrero. Da lugar a buenas pellas, de color blanco, tamaño medio, regulares, compactas y de grano duro.
Durato: de origen holandés. Variedad de cosecha agrupada desde avanzado enero hasta primeros de febrero. La pella es blanca, de buen tamaño, tipo esférico, compacta, de grano fino y duro, con superficie algo irregular.
Frankfurter: variedad de origen alemán , cultivada desde antiguo. Planta de porte elevado y vegetación muy vigorosa, con hojas grandes, de color verde oscuro azulado; la producción se concentra durante la mitad del mes de febrero. Forma pellas bastante grandes, blancas, compactas, de grano fino y duro. Destaca su excelente conservación, siendo una planta rústica y resistente al frío. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Gigante danés: originaria de Dinamarca, se trata de una variedad clásica de enero-febrero. Forma pellas redondeadas, de color blanco, superficie granulosa, dura, compacta y resistente al frío.
Gigante de Nápoles: se trata de una variedad antigua que aún sigue cultivándose, y está extendida por diversos países. Se recolecta durante la segunda mitad de febrero. Forma pellas muy grandes que pueden sobrepasar los 30 cm. de diámetro, blancas, de tipo abombado, de grano fino y duro y con una buena conservación.
Primus: de origen francés. Se considera temprana dentro de las variedades de media estación, pues su recolección comienza a últimos de diciembre, prolongándose hasta enero. Las plantas son de porte elevado, forman pellas de buen tamaño, blancas, protegidas por las hojas, de tipo esférico, compactas, de grano duro y con buena conservación.
– TARDÍAS O DE INVIERNO:

Son aquellas que se recogen durante el invierno.

De San José: variedad mediterránea de cultivo tradicional, que ha sido desplazada por las nuevas variedades con mejores características de conservación. Su ciclo puede variar si se retrasa la siembra, pero suele recolectarse en marzo. Las pellas son de gran tamaño y quedan protegidas por las hojas, son de sabor fino, de tipo hueco, con pedúnculos largos, grano no duro que fácilmente es afectado por las elevadas temperaturas, presenta poca conservación, separándose sin dificultad el grano y deformándose para subirse a flor.
Metropol: de origen italiano y muy extendida por su ciclo tardío, ya que la producción tiene lugar a finales de marzo y abril, por tanto se aconseja su cultivo en zonas frías. Es una planta de porte medio, de vegetación vigorosa, con numerosas hojas, de color verde oscuro que cubren bien la pella. Las pellas son voluminosas, compactas, de grano duro, producción escalonada y buena conservación. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.
Tardía de Cuaresma: se trata de una variedad resistente al frío, con producción en marzo-abril. Las pellas son grandes, blancas, protegidas por las hojas, compactas, de grano fino y duro, con excelente conservación y producción escalonada.
REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

Temperatura

Las coliflores son algo más sensibles al frío que el bróculi, ya que responden mal a las bajas temperaturas (0º C), afectándole además las altas temperaturas (>26º C). La temperatura óptima para su ciclo de cultivo oscila entre 15.5-21.5º C.
Las variedades y su ciclo se cultivan en relación con las posibles heladas donde se presenten. En estos casos se utilizarán variedades cuyas hojas arropen las pellas cuando alcancen su tamaño de mercado, debiendo cosecharlas antes de que las hojas se abran y dejen de proteger la pella que puede ser dañada entonces por las heladas.

Suelo

La coliflor es más exigente en cuanto al suelo que los restantes cultivos de su especie, necesitando suelos con buena fertilidad y con gran aporte de nitrógeno y de agua. En tierras de mala calidad o en condiciones desfavorables no alcanzan un crecimiento óptimo.
La coliflor es un cultivo que tiene preferencia por suelos porosos, no encharcados, pero que al mismo tiempo tengan capacidad de retener la humedad del suelo.
El pH óptimo está alrededor de 6.5-7; en suelos más alcalinos desarrolla estados carenciales. Frecuentemente los suelos tienen un pH más bien elevado, por tanto se recomienda la aplicación de abonos que no ejerzan un efecto alcalinizante sobre el suelo.
Los abonos estabilizados no solo no aumentan el pH del suelo, sino que lo pueden bajar 2 ó más unidades en el entorno inmediato de las raíces, siendo su efecto tanto más pronunciado cuanto más alto sea el pH.

PARTICULARIDADES DEL CULTIVO

Semillero

La siembra suele realizarse en semillero desde marzo hasta junio, según las variedades, efectuándose el trasplante durante el verano.
Pueden obtenerse coliflores en verano, cultivando variedades de ciclo muy corto que se siembran en invernadero en pleno invierno, pasándose al terreno de asiento en primavera; pudiéndose así obtener pellas durante los meses de julio y agosto.

Las coliflores se plantan mediante semillas en semillero. Las semillas se introducen a una profundidad de 1 cm y se trasplantan al cabo de unas cuatro semanas cuando están tienen un palmo, más o menos de altura. Se introducen en el caballón a una distancia de medio metro entre una planta y otra y a unos 60 cm del caballón opuesto.
Preparación del terreno

Consiste principalmente en la nivelación del terreno, especialmente donde se realice riego a manta o por surcos, además de evitar desniveles que propicien encharcamientos y poder realizar riegos uniformes. Posteriormente se realiza una labor profunda o subsolado con reparto de estiércol y abonado de fondo para facilitar el desarrollo radicular del cultivo. A continuación, dar una labor de desmenuzamiento del suelo con un pase de fresadora.

Plantación

Las fechas de plantación influyen en el peso medio de los frutos, dependiendo de los ciclos: en los ciclos más cortos, las primeras fechas dan pesos algo mayores que en la últimas, ocurriendo al contrario en los ciclos más tardíos. En los cultivares tardíos, la variación de fechas de plantación permite una recolección escalonada dentro de cada cultivar.
El trasplante se hace sobre caballones o mesetas elevadas, empleando una densidad de plantación de 4 plantas/m², distribuyéndose las plantas al tresbolillo.

coliflor3Riego

La coliflor demanda un poco más de agua que el brócoli, debido a que su ciclo de cultivo es más largo, se suelen aplicar de 8-14 riegos con una frecuencia semanal. Dada la sensibilidad de la coliflor al encharcamiento no es recomendable aplicar riegos hasta pasados unas 2 ó 3 semanas tras la plantación (depende de las condiciones climáticas), es decir, en cultivos intensivos con fertirrigación será conveniente aplicar un abonado de fondo que proporcione el abono a la planta sin necesidad de iniciar los riegos.
En suelos pesados se recomienda dar 5 riegos por ciclo y en suelos ligeros se recomiendan 10 riegos por ciclo.
En sistema de riego por surcos, se suelen separar las hileras entre 0.5-0.8 m. ajustando la separación entre plantas hasta obtener la densidad requerida. En sistema de riego por goteo se suelen emplear bancos distanciados entre 1-1.4 m. realizando la plantación al tresbolillo. La coliflor es un cultivo medianamente sensible a la salinidad del agua de riego. Por ello es recomendable la aplicación de abono que no incremente la salinidad del agua de riego y del suelo.

Temperatura y exposición

Las coliflores no soportan los climas muy fríos ni muy calurosos. Es un cultivo que prefiere un clima templado con temperaturas comprendidas entre los 15 y los 20 º C.

En climas con heladas o con fuertes vientos deben estar protegidas de las inclemencias del tiempo para que no se hielen en caso de frío o para que no espiguen cuando la temperatura es muy elevada.

Las inflorescencias en época de crecimiento son afectadas por el sol directo en climas calurosos y por las heladas en climas muy fríos. Igualmente, cuando están maduras deben recolectarse pronto ya que pueden ser afectadas por numerosos factores ( heladas, viento, calor, etc ) y pudrirse con facilidad o ponerse marrones.

Abonado

-Nitrógeno: se trata de un cultivo ávido de nitrógeno, principalmente en los primeros 2/3 de su cultivo. La aplicación de nitrógeno en forma de nitrógeno estabilizado reduce la concentración de nitratos en hojas y pella entre un 10-20%. Por ello los abonos estabilizados son especialmente adecuados en el cultivo de la coliflor.

-Fósforo: no debe excederse en cuanto a su abonado, pues favorece la subida de flor.

-Potasio: el potasio es muy importante para obtener una cosecha de calidad. Además confiere resistencia a condiciones ambientales adversas (heladas, sequía…) y ataque de enfermedades. La carencia de potasio provoca una acortamiento de los entrenudos y pigmentación violácea en los nervios de las hojas.
-En cuanto a las carencias de microelementos, la coliflor es especialmente susceptible a presentar carencias de boro y molibdeno.

Un programa de abonado recomendado en el cultivo de la coliflor sería:

*Abonado de fondo:

Estiércol o gallinaza fermentados.
Malas hierbas

El cultivo debe mantenerse limpio de malas hierbas hasta el inicio de la cosecha, por tanto, se controlarán las malas hierbas a través de escardas mecánicas con el aporcado a los 15 ó 30 días del trasplante.

Recolección

La recolección está condicionada a la época de siembra, el ciclo de la variedad y la climatología de la zona. Comienza en el mes de septiembre para las variedades tempranas y, a partir de esta época la producción puede alcanzar hasta el mes de abril.
Los rendimientos de las variedades más productivas pueden llegar a los 20.000-30.000 kg/ha, debiendo alcanzar para ello pesos de pella del orden de 2 kg y a veces superiores, mientras que las variedades con menor producción solo alcanzan rendimientos de 15.000-20.000 kg/ha, con pesos de pella de 1 kg o poco más. Las coliflores son seleccionadas por su tamaño y por el grado de compactación de la inflorescencia. Las coliflores, después de ser deshojadas, son embaladas típicamente en cajas de cartón con 12 a 24 cabezas, siendo 12 lo más común. La coliflor se comercializa principalmente deshojada (a excepción de las hojas envolventes de la cabeza) y envuelta en un film plástico perforado. Las partes florales protuberantes o sueltas, que crean una apariencia granulosa, son señal de sobremadurez.

CULTIVO DE MINICOLIFLORES

Este tipo de cultivo está teniendo cada vez mayor aceptación, como consecuencia del cambio en los gustos del consumidor, que van evolucionando a preferir unidades no muy grandes. Se realiza variando el marco de plantación a dimensiones más reducidas, que pueden ser de 20-22 cm. entre líneas y 10 cm. entre plantas, no siendo necesario emplear variedades especiales, aunque puedan dar mejor resultado aquellas plantas de menor vigor y pella más reducida.
La mayor densidad de plantas tiene como consecuencia la formación de pellas más pequeñas, que alcanzan diámetros de 5-10 cm. Este tipo de coliflores se adapta muy bien al empaquetado y a la congelación. En cuanto a su comercialización en fresco, tiene una buena aceptación en el mercado las pellas de 400 a 600 g de peso.

coliflor4PLAGAS Y ENFERMEDADES

Plagas

– ORUGAS

Pieris brassicae son mariposas de color blanco con manchas negras en las alas. En primavera aparecen las larvas de color gris que devoran las hojas de la coliflor. Suelen tener varias generaciones al año.
Mamestra brassicae es una mariposa de costumbres nocturnas; sus larvas se alimentan de las hojas más tiernas de la coliflor, presentando solo una generación anual.

– POLILLAS

Las larvas de ambas especies tienen aproximadamente 1 cm. de longitud. La mariposa es de color gris, de hábitos crepusculares y nocturnos, permaneciendo oculta y resguardada durante el día bajo las hojas. Al comienzo de la fase larvaria roen el tejido foliar, pero al crecer tiene predilección por los brotes tiernos e inflorescencias.

Control

-El control biológico empleando feromonas tiene buenos resultados.
-El insecticida biológico a base de Bacillus thuringiensis kurstaaki al 17.6%, presentado como suspensión concentrada (fluido concentrado), empleado a una dosis de 0.50-1.50 kg/ha, sobre larvas jóvenes, puede ofrecer un buen control sin ningún tipo de problema tóxico residual.
– MOSCA SUBTERRÁNEA

El estado adulto es de color gris, realizando la puesta en el cuello de las plantas y cuando salen las larvas, éstas penetran en el interior de los tejidos, destruyéndolos completamente.
Las plantas jóvenes acaban muriendo o en caso contrario quedan muy debilitadas. Los daños pueden ser de consideración en primavera y otoño, especialmente en semilleros.

Control

-. Los objetivos deben basarse por una parte en eliminar los adultos o evitar que realicen la puesta sobre los tallos de las plantas y, por otra, destruir y/o evitar la plaga en el suelo o raíces.

– MOSCA BLANCA

Al contrario que otras especies de este género, esta especie resiste bien las bajas temperaturas.
Los daños se localizan en el envés de las hojas, desde donde debilita a la planta mediante la succión de savia y, además ensucia las hojas, ya que segrega una melaza típica sobre la que se asienta el hongo.

– FALSA POTRA

Es un curculiónido que recibe su nombre porque los daños que causa son, aparentemente, similares a los de la verdadera potra. Sus daños en los semilleros pueden ser muy graves.

Control

-Debido a la biología del insecto la lucha directa es difícil. Deben destruirse inmediatamente todas las plantas en las que, al transplantar, se observen síntomas. Se debe proceder entonces a la desinfección del semillero.

– PULGÓN CEROSO DE LAS CRUCÍFERAS

Son de color gris verdoso, con la particularidad de la secreción cerosa blanquecina. Sus ataques se manifiestan en áreas muy concretas y limitadas, iniciando la colonización en las hojas más jóvenes. Si el ataque es muy intenso puede dar lugar a la muerte de las plantas.

Control

-Es conveniente detectar los primeros ejemplares y tratar con productos insecticidas, para impedir que queden protegidos cuando las plantas acogollan, pues una vez llegada esta fase, si el ataque persiste resulta imposible su erradicación.

Enfermedades

– POTRA O HERNIA DE LA COL

Este hongo ataca a muchas otras crucíferas, siendo una enfermedad sin tratamiento eficaz, porque únicamente conviene prevenir o, cuando aparece, impedir su extensión. En general la acidez del suelo favorece su propagación.

– BOTRITIS

Es el causante de la pudrición de los tejidos, desarrollándose siempre en condiciones de elevada humedad. El ataque puede resultar grave si en el suelo hubo cultivo anteriormente infectado por esta misma enfermedad.
Los ataques suelen presentarse tanto en hojas como en el cuello y pellas de las plantas, presentando siempre su micelio característico de color gris-ceniza.

Control

-La erradicación del hongo resulta bastante difícil. Utilizar compuestos cúpricos.

– MILDIU

El desarrollo de este hongo está condicionado por los factores ambientales de humedad y temperatura, pues los periodos de elevada humedad y bajas temperaturas le son favorables.
La infección puede iniciarse en el semillero; el ataque sobre plantas desarrolladas se localiza en las hojas exteriores, dando lugar a decoloraciones en el haz y en el envés de las hojas.
En la parte inferior de la zona atacada, se observan los órganos del hongo formando un ligero fieltro blanquecino.

Control

-Se debe evitar el trasplante de plántulas ya infectadas y aplicacar fungicidas preventivos en periodos húmedos.

– PODREDUMBRE SECA

Este hongo ataca la zona del cuello de la coliflor, que una vez invadida comienza a oscurecer. El ataque se inicia en las raíces jóvenes, formando sobre ellas los típicos rizomorfos y progresando en sentido ascendente, pudiéndose transmitir además por semillas.

Control

-Los métodos de lucha deben ser preventivos, evitando el cultivo de coliflores durante varios años en las parcelas que hayan padecido la enfermedad, el empleo de semillas certificadas y evitar el exceso de humedad prolongada en el suelo.

– BACTERIOSIS DE LA COLIFLOR

Las podredumbres bacterianas sobre la pella se manifiestan en forma de pequeñas manchas incoloras que palidecen rápidamente hasta cubrir toda la pella, aunque suelen quedar circunscritas a un florete de la misma.
La colonización por parte de las bacterias fitopatógenas va acompañada por la proliferación de bacterias saprófitas que potencian los síntomas de la alteración.
La bacteriosis suele aparecer en periodos de elevada humedad y suaves temperaturas.

Control

-Prevenir los desequilibrios de potasio y boro y evitar el exceso de abonado nitrogenado.
-Evitar las superficies húmedas.
-Diseñar un buen drenaje.

FISIOPATÍAS
*TIP-BURN: esta fisiopatía produce necrosis en los bordes de las hojas, depreciando la calidad de las piezas en casos de afección muy fuerte. En condiciones de crecimiento, con elevadas temperaturas y en situaciones en las que se adoptan técnicas dirigidas a proporcionar un gran vigor al cultivo, puede aparecer el tallo hueco.
En condiciones de cultivo, y principalmente cerca del punto de recolección, temperaturas altas y vientos secos pueden producir defectos de coloración, vello, piezas deformes y bracteado.
En general , los problemas de tip-burn están asociados a 3 factores fundamentalmente:

1.-Déficit de calcio en el terreno.
2.-Evapotranspiración de las hojas.
3.-Disponibilidad de agua.

Para minimizar los efectos se recomienda:

Riegos cortos y más frecuentes.
Posibilidad de utilizar barreras y cortavientos en la dirección de los vientos más secos.
Realizar aplicaciones de calcio en suelos y foliar, teniendo en cuenta que conforme las plantas son más adultas, los niveles de asimilación foliar son cada vez menores.

July 14, 2005
by admin
Comments Off on ABONOS ORGÁNICOS

ABONOS ORGÁNICOS

ABONOS ORGANICOS PARA LA AGRICULTURA

¿Qué es un abono orgánico?

Se entiende por Abono orgánico todo material de origen orgánico empleado para la fertilización de cultivos o como mejorador de suelos.

¿Cuantos tipos de abonos orgánicos existen?

1. Compost.
2. Bocashi.
3. Lumbricompost.
4. Biofertilizantes.
5. Biofermentos

Compost

Proceso de transformación de materia orgánica a humus con ayuda de microorganismos en presencia de aire (descomposición aeróbica).

Bocashi (abono orgánico fermentado)

Se hace fermentando una mezcla de materia orgánica, tal como gallinaza de pollo y tierra de bosque que contenga microorganismos

Está basado en una receta japonesa de producción de abono orgánico al cual se le de dan frecuentes volteos y las temperaturas que se generan oscilan entre los 45-55ºC, la actividad microbiana disminuye conforme baje la humedad del material.

Las ventajas del fertilizante del Bocashi es que toma menos tiempo para hacer que el estiércol vegetal, y se pueden hacer con una variedad de ingredientes, es gentil con las plantas y causa menos daño que el uso directo del abono y la gallinaza del pollo, contribuye a mejorar el suelo activando microorganismos. Estos microorganismos transforman los nutrientes del suelo dejandolos en una forma disponible fácilmente para las plantas

Proceso de Compostaje

Es una descomposición de la materia orgánica predominantemente aeróbica, la cual se puede dividir en tres fases:

1. Fase inicial de descomposición.
2. Fase de temperaturas altas.
3. Fase de síntesis.

Fase inicial

Ocurre la descomposición rápida de los materiales más fáciles como azúcares, proteínas, almidones.

Fase de altas temperaturas

En esta fase se descomponen los materiales mas complejos como la celulosa y la lignina. Hay una gran actividad de microorganismos activos (bacterias y hongos).

Fase de Síntesis

Ocurre una disminución de la temperatura y es la etapa en donde se forman las sustancias húmicas (este fase tiene lugar cerca de los 200 dias). La relación C/N comparada con la inicial es baja.

Factores a considerar en el proceso de compostaje

pH.
Humedad.
Temperatura.
Microorganismos.
Relacion C/N.

pH

En la fase inicial ocurre una caída, debido a la liberación de ácidos orgánicos de la materia orgánica.

Conforme el proceso de descomposición continua, estos ácidos orgánicos son descompuestos liberándose bases (Ca, Mg) y altos contenidos de amoniaco que ayudan a elevar el pH.

En compostaje de broza de café se notó un incremento del pH desde 4.4 hasta 8.25 en el producto final.

Humedad

El contenido de humedad durante el proceso de compostaje, tiende a disminuir, dependiendo de la frecuencia del volteo y de las condiciones climáticas.

Altos niveles de humedad limitan la buena oxigenación del proceso, y puede facilitar una mayor perdida de nitrógeno, como producto de una pobre actividad microbiana aeróbica y porque se crean condiciones de reducción.

El proceso de compostaje puede dividirse en cuatro períodos

Atendiendo a la evolución de la temperatura

Mesolítico

La masa vegetal está a temperatura ambiente y los microorganismos mesófilos se multiplican rápidamente.
Como consecuencia de la actividad metabólica la temperatura se eleva y se producen ácidos orgánicos que hacen bajar el pH.

Termofílico

Cuando se alcanza una temperatura de 40 ºC, los microorganismos termófilos actúan transformando el nitrógeno en amoníaco y el pH del medio se hace alcalino.

A los 60 ºC estos hongos termófilos desaparecen y aparecen las bacterias esporígenas y actinomicetos.

Estos microorganismos son los encargados de descomponer las ceras, proteínas y hemicelulosas.

De enfriamiento

Cuando la temperatura es menor de 60 ºC, reaparecen los hongos termófilos que reinvaden el mantillo y descomponen la celulosa.

Al bajar de 40 ºC los mesófilos también reinician su actividad y el pH del medio desciende ligeramente.

De maduración

Es un periodo que requiere meses a temperatura ambiente, durante los cuales se producen reacciones secundarias de condensación y polimerización del humus.

Temperatura

Esta se debe durante el proceso de compostaje a la gran actividad microbiana en la mineralización de los materiales orgánicos.

La temperatura del compostaje puede ser manejadas según los objetivos del productor de abonos orgánicos.

Temperaturas de 45-55°C favorecen la velocidad de descomposición y temperaturas menores de 45 °C favorecen la diversidad microbiana, así como disminuyen la volatilización de nitrógeno.

Microorganismos en el proceso de compostaje

Los organismos presentes durante el proceso de compostaje varían dependiendo de los sustratos y las condiciones del proceso.

Las interacciones entre estos y la secuencia en el tiempo los que determinaran el tipo de compostaje.

La temperatura es una variable importante en el compost, pues en función de la temperatura diferentes especies bacterianas serán más o menos activas.

Los microorganismos criófilos, mesófilos y termofílos funcionan mejor dentro de gamas de temperaturas específica

Microorganismos
Los criófilos

Son los primeros a ir a trabajar. Pueden trabajar en temperaturas debajo de 0 ºC (tan bajo como -18 ºC), pero son muy activos alrededor 13 ºC.

Frecuentemente generan calor suficiente para crear condiciones óptimas para el próximo grupo de bacterias llamado mesófilos.

Mesófilas

Esta es la gama de bacterias que operan en temperaturas entre 15 y 40º C. El calor generado como un subproducto del trabajo de las mesófilas elevará la temperatura en la pila aún más, creando condiciones apropiadas para el compostaje termofílico

Termofilos

Ellos comienzan a asumir la dirección cuando las temperaturas alcanzan 40 a 45º C y continúan trabajando hasta los 70º C, cuando comienzan a declinar.

Las termófilas trabajan rápidamente y no viven mucho tiempo, de tres a cinco días la mayoría. Volver la pila proveerá oxígeno y permitirá a las bacterias termófilas continuar su actividad. Cuando las temperaturas bajan mueren y reaparecen otros grupos.

Actinomicetos

Son una forma parecido a hongos, y siguen en número a las bacterias. Asumen la dirección durante las etapas finales de descomposición, y son frecuentemente productores de antibióticos que inhiben crecimiento bacteriológico.

Son especialmente importantes en la formación de humus, liberando carbón, nitrógeno de nitrato y amonio, haciendo alimentos disponibles a plantas.

Organismos y Compostaje

Condiciones ideales para el compostaje

Condición Rango Aceptable Condición Optima
Temperatura ° C 55 – 75 65 – 70
pH 5.5 – 9.0 6.5 8.0
Oxigeno + 5 % 8 %
Humedad 40 – 65 % 50 – 60 %
Relación C:N 20:1 – 40:1 25:1 – 30:1
Tamaño de Partícula 0.5 – 1.0 variable

Relación Carbono-Nitrógeno

Una buena relación C:N es fundamental para suplir un buen sustrato para el desarrollo de los microorganismos, lo que al final acelera el proceso de descomposición y mejora la calidad del
producto final.

Relaciones C:N muy altas (exceso de carbono), ocasionan que el proceso de descomposición sea más lento. Pero las relaciones C:N (exceso de nitrógeno) muy bajas hacen que se pierda N por falta de estructuras de carbono que permitan retener el N.

En el caso de gallinaza especialmente, se ha visto que en la 1era semana se puede perder por volatilización hasta el 85 % de amonio, si el manejo y las mezclas no son las adecuadas.

Valores de C/N en diferentes residuos:

TIPO DE RESIDUO O ESTIERCOL PROPORCIÓN C/N
basura 30-40
estiércol de aves 4-10
estiércol de bovinos 32
estiércol de cerdos 16
estiércol de equinos 18
estiércol de ovinos 32
residuos de poda 40

Prácticas para reducir las perdidas de nitrógeno durante el compostaje

Manejar una adecuada relación C:N.
Evitar temperaturas demasiadas altas.
Acelerar la actividad microbiana inicial.
Mantener el pH en un rango adecuado.

Comparación entre el proceso de Compostaje y Bocashi

CARACTERISTICAS COMPOST BOCASHI
Producto Final Sustancias Húmicas Materia orgánica en descomposición
Temperaturas máximas 65- 70 °C 45 – 50 °C
Humedad % 60 durante todo el proceso Inicial 60, desciende rápidamente
Frecuencia de volteo Regida por temperatura y CO2 Una o dos veces al día
Duración del proceso De 1 a 2 meses De 1 a 2 semanas

Contenido de nutrientes de desechos de la agroindustria en Costa Rica

MATERIAL N P Ca Mg K Fe Cu Zn Mn
Cáscara de café 2.0-3.2 0.30 4.30 1.80 0. 590 30 22 94
Fibra de caña de azucar 1.30 0.70 2 0.20 0.4 15700 73 116 519
Pulpa de Naranja 0.84-1.0 0.11 0.5 0.09 1 45 6 16 11
Pulpa de piña 0.81 0.12 0.4 0.15 1.22 366 10 14.7 86
Mastil de banano 0.9-1.5 0.13 0.4 0.2 8.2 85 17 14 75
Fermentación de melazas de remolacha 0.4 0.1 1.1 0.6 4.9 1567 44 127 81
Gallinaza 1-3 1.4 2.60 0.75 2.5 325 44 315 330
Estiércol de ganado 1.6 1.2 2.20 1.1 1.8
Estiércol de cerdo 1.8 2.6 2 0.2 2.1
Sangre seca 13 2 0.5 1
Harina de Pescado 9.5 7 8.5 0.5

June 17, 2005
by admin
Comments Off on INSECTICIDAS ECOLÓGICOS

INSECTICIDAS ECOLÓGICOS

Este es el listado de productos permitidos para el control de plagas y enfermedades en agricultura ecológica (Anexo B, Reglamento CEE 2092/91).

  • Gelatina.
  • Lecitina.
  • Aceites vegetales (por ejemplo aceite menta, aceite de pino).
  • Preparados a base de Quassia amara.
  • Microorganismos como Bacillus thuringiensis.
  • Aceite de parafina.
  • Azufre.
  • Jabón de potasa.
  • Permanganato potásico.
  • Metaldehido (hasta 31-3-2006).
  • Aceites minerales.
  • Feromonas (sólo para trampas).
  • Trifosfato férrico (molusquicida).
  • Piretroides (deltametrina y cibalotrina, sólo para trampas).

Otras sustancias se pueden usar si hay necesidad reconocida por el organismo de control (esto es, cuando no hay ningún producto permitido capaz de controlar la plaga o enfermedad)

  • Azadiractina extraída de Azadiracta indica (Arbol Neem).
  • Piretrinas extraídas del Chrysanthemum cinerariaefolium .
  • Polisulfuro de cal.
  • Cobre (sulfato de cobre, hidróxido de cobre, oxicloruro de cobre, óxido cuproso). Actualmente está limitada su cantidad, posiblemente en el futuro se prohíba. Otras sustancias han sido prohibidas a partir del 31 de marzo de 2002, como la nicotina.

Aceite de parafina. eco

Insecticida acaricida, se usa como aceite de invierno, esto es, se aplica en invierno para acabar con las fases resistentes (hibernantes) de plagas de pulgones, cochinillas, ácaros, etc, en plantas afectadas la temporada anterior o propensas a ellos. Su eficacia se debe a que forma una capa sobre los insectos que les impide respirar. El mejor momento para su aplicación es a finales de invierno, justo cuando comiencen a brotar las yemas, pero antes de que salgan las hojas.

Se aplica sobre la planta a razón de 5-7 cc en 10 l de agua. Se moja bien la planta hasta que comience a gotear, mejor con un atomizador (cuanto más fina la gota, más efectivo). Como cualquier aceite de invierno, no se debe usar en plantas perennifolias ni a temperaturas superiores a 25ºC.

Se suele encontrar en comercios especializados como coadyuvante (mojantes) para mezclar con otros productos (insecticidas, herbicidas) con lo que sale mucho más barato que si se compra como insectida.

De bastante efectividad.

 

Aceite vegetal. eco

Contra cochinillas, cuando están en pequeño número.

Sirve aceite de oliva, girasol o cualquier otro vegetal. Se basa en asfixiar a estos insectos en su fáse inmóvil. Para ello se “pintan” con un pincelito o bastoncillo de oidos mojado en el aceite, una por una.

Es efectivo pero requiere paciencia.

Agua. eco

Los ácaros odian la humedad ambiental, un remedio efectivo contra ellos es llevar la planta afectada a un lugar sombreado y pulverizarla con agua a menudo (varias veces al día) con un pulverizador o incluso con la manguera (con gotas finas) o el grifo de la ducha. Hay que asegurarse de mojar bien toda la planta, especialmente el envés de las hojas. En 4 o 5 días habrán desaparecido.

Efectividad asegurada si se es constante..

Ajenjo. eco

La Artemisia absinthium produce un insecticida natural de amplio espectro contra pulgones, ácaros, cochillinas, hormigas, etc.

Se maceran 300gr de planta fresca o 30g de planta seca en 1 l de agua durante una semana. Luego se filtra y se pulveriza la planta afectada cada 15 días.

Ajo. eco

Se usa contra enfermedades criptográmicas, bacterianas, acáros y pulgones.
Se hace una decocción con 10 g de ajos frescos en 1 l de agua y luego se cuela.

Otra variante es la infusión de ajo y cebolla: se machacan 1/2 kg entre ajos y cebollas y se echan en 10 l de agua hirviendo, se deja reposar 10 minutos y se cuela. Esto se llama cendrada.

Se deben pulverizar con ello las plantas y/o el suelo, haciendo tres tratamientos en diez días.

Aviso: deja un fuerte y desagradable olor.

Otro sistema contra los pulgones consiste en poner entre la tierra, alrededor de la planta, varios dientes de ajo.

Alcohol. eco (etílico)

Para ataques de cochinilla poco importantes, en plantas pequeñas.

Se puede usar alcohol etílico o mejor metílico (de quemar). Impregnar un trapo o un bastoncillo de los oidos y limpiar las cochinillas con él. Otra forma efectiva es mezclar 1/2 l de agua templada con una cucharada de alcohol y otra de Jabón de potasa (o de lavavajillas a falta de aquél).

Efectividad comprobada si se tiene paciencia.

Azúcar. eco

Las hormigas son muy golosas. Muchas aparecen como simbiontes de pulgones, cochinillas y mosca blanca: protegen, limpian y trasladan a estos insectos a cambio de la melaza dulce que excretan. Otras veces ellas mismas pueden ser molestas en los hogares o dañinas en las siembras, pues roban semillas.

Se puede reducir su población instalando en sus zonas de paso cacharritos llenos en parte con miel, leche condensada o almíbar, donde caerán y se quedarán pegadas.

Es efectivo para reducir la población, pero no la elimina.

Azufre. eco

Antioídio y acaricida preventivo y curativo.

Se añade azufre micronizado soluble en la proporción de 80 g en 10 l de agua y se fumiga bien la planta afectada. El azufre normal -amarillo- no se disuelve en agua, pero se puede espolvorear sobre la planta. Sólo se debe usar con temperaturas entre 20 y 30 ºC. Se debe repetir el tratamiento varias veces en quince días.

Efectividad contrastada. Muy usado en agricultura ecológica.

Bacillus thuringiensis. eco

Esta bacteria produce unas toxinas naturales (delta-toxinas), que atacan, tras ser ingeridas, la pared intestinal de algunas larvas de insectos, lo que les impide absorber el alimento y les daña la pared intestinal por donde la bacteria penetra al interior de las larvas y les produce la muerte. Son inocuas para otros insectos y vertebrados. Muy usada en agricultura ecológica.

Hay algunas variedades, cada una de las cuales produce daños a un grupo de insectos en concreto:

-kurstaki, que ataca a las orugas (larvas de lepidóteros -mariposas-) tales como la procesionaria, lagarta peluda, rosquilla, trotrix, etc, el más usado en jardinería.
-aizawai, también contra orugas.
-irraelensis, se usa contra larvas de mosquitos (dípteros).
-tenebrionis, contra coleópteros (escarabajos).

Se suelen vender en forma de polvo que contiene esporas y toxina juntos (las bacterias producen la toxina al esporular). Se debe pulverizar con gota muy fina, mojando bien la planta y en el momento adecuado (primeros estadios larvarios de la plaga). Es poco persistente (7-10 días) y su efectividad disminuye con el calor (más de 30ºC) y la humedad alta.

Bicarbonato sódico. eco

Fungicida contra antracnosis, tizón, mildiú, oídio.

Mezclar en 4l de agua una cucharada de bicarbonato y 2,5 cucharadas de aceite vegetal, batir y añadir media cucharadita de jabón natural (de sosa o potasa).

Aplicar cada 5-7 días hasta la desaparición de los síntomas.

Canela. eco

Fungicida preventivo para semilleros.

Espolvorear ligeramente sobre el substrato

Caldo bordelés. eco

Fungicida tradicional contra el mildiú y botritis. Muy usado en el cultivo de la vid.

Se prepara con 100 g de sulfato de cobre, 17 g de cal viva (óxido de cal) y 10 l de agua en dos recipientes de plástico (nunca aluminio).

Primero se disuelve el sulfato en 1 l de agua. Como el sulfato diluido tiende a irse al fondo, se suele meter en una bolsa de tela y se cuelga casi en la superficie del agua. Luego se apaga la cal viva con 0.8 l de agua (¡cuidado, quema!) y se deja hasta que se enfríe. Después se añaden 8 l de agua y se filtra para que no atasque el pulverizador. Por último, cuando se vaya a usar, se mezclan ambos líquidos y hay que usarlo inmediatamente, no se puede guardar. Se pueden guardar los dos líquidos sin mezclar.

Se pulveriza, mojando bien toda la planta, cada 15 días.

Efectividad contrastada. Se usa mucho en agricultura, ecológica o no.

Cáscaras de huevo. eco

Para evitar los daños a las plantas por caracoles y babosas. Dejar secar las cáscaras vacías. Triturar haciendo trocitos pequeños. Se colocan alrededor de la planta afectada. A los caracoles, al pasar, se les quedan pegadas, inmovililzándolos y muriendo después.

Ceniza. eco

Espolvoreándola alrededor de las plantas afectadas se impide el paso de los caracoles. En caso de riegos o lluvias fuertes hay que repetir el tratamiento.

Cerveza (trampas de). eco

Contra los caracoles y babosas se pueden hacer trampas. Se entierra un envase de boca ancha justo hasta el borde y se llena de cerveza (es importante llenarlo hasta arriba). Los caracoles son atraídos por el olor y caen en la cerveza, ahogándose.

Es bastante efectivo al menos para reducir la población.

Cola de caballo (Equisetum arvense). eco

Contra el pulgón y para prevenir hongos.

Se ponen a remojo 100 g de plantas frescas en 1 l de agua durante 24 horas. Luego se hierve unos minutos, se deja enfriar y se filtra. Se diluye en agua en proporción 1:5. Se debe aplicar en tiempo seco y soleado, de primavera a verano.

Jabón de potasa (jabón negro, oleato potásico). eco

Insecticida-acaricida-fungicida de contacto, efectivo contra pulgón, cochinilla y otros insectos de cutícula blanda, así como araña roja y hongos como oidio, mildiú, botritis y alternaria. Se degrada fácilmente (por ello no se debe aplicar por ello en zonas soleadas) y es de muy baja toxicidad.

Se puede prepar en casa de forma similar a la del jabón común o de sosa. Se necesitan:
– 5 l de aceite (sirve el usado en la cocina)
– 5 l de agua
– 1 kg de potasa cáustica en escamas.
(se puede hacer menor cantidad respetando las proporciones).
Es muy importante no usar utensilios de aluminio.
Se calienta el agua (unos 40ºC) y se mezcla cuidadosamente con la potasa en un recipiente resistente a los caústicos ( cuidado con las salpicaduras, es corrosivo. Si ocurre, neutralizar con vinagre). Es aconsejable usar guantes y gafas. Una vez disuelta se añade el aceite y se mueve no menos de una hora con un palo de madera, siempre dando vueltas en el mismo sentido. Se deja en reposo unos 15 días hasta que ha cuajado totalmente. Debe quedar con consistencia mantecosa.
En caso de que pasado este tiempo no haya cuajado bien, se puede poner al baño María una media hora removiendo igual, o con otro método de mi invención: se echa en un bidón y se mete en el maletero del coche si es verano, con el calor y el movimiento, cuaja perfecta y cómodamente.

Para usarlo, se disuelven 30 g en 1 l de agua y se pulveriza la planta evitando hacerlo a pleno sol o con mucha luz.

También se puede usar mezclado con insecticidas, pues es mojante y adherente. Así se puede mezclar con solución de nicotina o pelitre en lugar de agua con lo que se mejora mucho la efectividad del insectida.

Contra las cochinillas, a pequeña escala, va muy bien el tratamiento explicado más arriba, en Alcohol.

Es eficaz, pero requiere constancia.

Naranja (cáscaras de). eco

Atraen a caracoles y babosas. Se pueden colocar en trampas para capturarlos.

Se colocan, preferentemente al anochecer, un par de cáscaras de naranja junto a las plantas afectadas, sobre el suelo húmedo, y se tapa con una teja o similar, para crear un refugio húmedo y oscuro para los caracoles. Por la mañana se revisan las trampas.

Nicotina.

Potente insectida natural obtenido del tabaco (Nicotiana tabacum), útil contra pulgón, trips y otros insectos de cutícula blanda. Actúa por contacto e ingestión.

Se puede obtener de forma casera por maceración de 3 cigarrillos rubios sin el filtro en 1 l de agua. Se filtra y guarda en lugar fresco. Se pulveriza directamente sobre los insectos, matándolos en pocos minutos.

Una variante más efectiva es mezclar este macerado con 30 g de jabón de potasa. Así destruye mejor a cochinillas y ácaros.

Para plantas pequeñas o en maceta un método más rápido y sencillo (sobre todo para jardineros fumadores) es cubrir bien la planta con una bolsa de plástico, sujetándola a la maceta con una goma, se hace un agujero y se introduce por él una pajita de refresco, por donde se echa el humo de un cigarrillo (según tamaño de la planta, en plantas pequeñas con un par de caladas vale). Se deja así una hora.

Al menos contra los pulgones, su efectividad está garantizada.

Orégano. eco

Anticochinillas.

Hacer una infusión con 1 cucharada sopera de orégano seco en 1 l de agua hirviendo, dejar que enfríe y colar. Mojar bien toda la planta.

Ortigas (purines de). eco

Estimulante de la vegetación (abono) con propiedades fotalecedoras y curativas frente a enfermedades tales como el mildiu o carencias que producen clorosis, previene el ataque de ácaros. Se debe usar Ortiga virens y Ortiga dioica, que son muy ricas en nitrógeno y sales minerales.

Se necesitan 2 kg de ortigas frescas o 400 g de secas y 20 l de agua. Se ponen a macerar 5 días, removiendo cada día de vez en cuando, luego se cuela y se diluye en otros 40 l de agua.

Se debe usar al principio de la brotación y con cierta asiduidad (quincenal), regando y pulverizando las hojas.

Pelitre. eco

Insecticida natural extraído de la planta Chrysantemum cinerariaefollium (pelitre o piretro), también llamado piretrina natural. Actúa por contacto, produciendo parálisis en pulgones, mosca blanca y ácaros. Tiene baja toxicidad y es poco persistente (máximo tres días).

Se maceran 50 g de flores secas pulverizadas en 1 l de agua durante 24 horas, se filtra y se guarda en un recipiente bien tapado en lugar fresco oscuro.

Se puede mejorar su eficacia si se mezcla con 30 g de jabón de potasa.

Efectivo, muy usado en agricultura ecológica.

Tanaceto. eco

Repelente de hormigas, piojos y polillas.

Se hace una infusión de 300 g de Tanacetum vulgare en 10 l de agua, se deja reposar 10 minutos y se filtra.

Tomate. (Infusión de brotes de). eco

Insecticida contra los pulgones.

Hacer una infusión con un puñado de brotes frescos en 2 l de agua hirviendo, dejar reposar 12 horas y filtrar. Pulverizar bien sobre los pulgones.

Trampas de cartón. eco

Para controlar a las tijeretas (Forcipulas sp.) que causan daños sobre todo a las flores. Se clava un palo fino entre las plantas afectadas, de la misma altura que ellas. En la parte superior se enrolla una tira de cartón corrugado y se sujeta con una goma. Las tijeretas se refugian en ella y se pueden así eliminar periódicamente.

Bastante efectivo.

Trampas cromáticas. eco

Algunos insectos se ven atraídos por ciertos colores. Los pulgones voladores y mosca blanca por el amarillo vivo, los trips por el azul vivo.

Se pueden adquirir estas trampas en comercios especializados (se usan comúnmente en invernaderos) o bien fabricarlas en casa. Simplemente consisten en un papel o cartón con una capa pegajosa donde se quedan pegados los insectos que se posan. En casa se pueden hacer con papel o cartón (mejor plastificado) o plástico impregnando su superficie con aceite vegetal, melaza, miel, almíbar denso, vaselina (o cualquier sustancia pegajosa que no se seque).

Se colocan colgados cerca de las plantas afectadas. Tiene el inconveniente de no ser efectivo en zonas con mucho viento.

No eliminan la plaga, pero si reducen su número. Se usa mucho en invernaderos y otros tipos de cultivos aunque fundamentalmente como sistema de aviso de aparición de la plaga o aumento de su población.

Otros plaguicidas naturales.

Para orugas.

Receta ecologica para orugas: Se emplea tallos y flores de artemisa:
Es una dosis de 150g de planta fresca o15g de planta seca en un 1L de agua. Se prepara un purin de 12 dias y se diluye el 20%. La pulverizacion debe hacerse en primavera.

Para pulgón.

El problema del pulgón es previo al de las hormigas, primero ataca el pulgón y después aparecen las hormigas que aprovechan los jugos que el pulgón emite.

Un remedio bastante efectivo y rápido es hacer un tratamiento con
10 l. agua
300 g. jabón potásico,
100 ml. alcohol de quemar
100 ml. de vinagre

El jabón potásico es lo que comunmente se conoce como “sabó fluix negre” en mallorca, es decir, jabón blando negro, también se vende en droguerías, se usa para lavar manchas difíciles en ropa.

El remedio es para el pulgón y otros insectos que mastican hoja, al pulgón lo asfixia al impedirle la respiración cutánea (que es la única que tiene) y a los insectos que no impregna los repele… no les gusta el sabor del jabón.

Pulgón

Ajo, cebolla, guindilla, todo machacado triturado y despues colado. Pulverizar.

Hormigas.

La ceniza mezclada con canela en la base del árbol también es un repelente para las hormigas.

Oidio

Fumigar con leche entera rebajada. Efecto en cuatro días.

July 19, 2004
by admin
Comments Off on FABRICACIÓN DE JABÓN

FABRICACIÓN DE JABÓN

En general, un jabón es la sal sódica o potásica de un ácido graso. Los ácidos grasos son productos que se encuentran formando parte de las grasas animales, de los aceites vegetales y de las ceras, pero en todos ellos se encuentran unidos a la glicerina, por lo que para que podamos formar un jabón es preciso romper esa unión. A la operación de romper esa unión se llama saponificación del aceite o de la grasa, y como productos saponificantes se emplean el hidróxido de sodio o el de potasio.

Jabones duros y blandos.

Cuando se utilizan grasas animales o algunos aceites vegetales de punto de fusión elevado, como el aceite de coco, al saponificarlos se obtiene jabones duros, que se pueden utilizar en forma de pastillas. A partir de aceites vegetales de bajo punto de fusión, como el girasol, se obtienen jabones blandos, que se pueden utilizar en forma de cremas.

Con la misma grasa o aceite con hidróxido sódico se obtienen jabones más duros que con hidróxido potásico.

Manejo de la sosa y la potasa.

Tanto la sosa como la potasa son productos corrosivos, por lo que conviene manejarlos con guantes. Al disolverlos en agua se desprende mucho calor, por lo que nunca se disuelven en agua caliente, siempre en agua fría. Dependiendo de la cantidad de agua y de sosa, sobre todo, que queramos disolver, puede llegar a hervir el agua y salpicar, por lo que conviene utilizar gafas.

Fabricación de jabón

Aceite vegetal o grasa animal
Sosa o potasa
Agua. La cantidad de agua necesaria es entre un 30 y un 40% del peso del aceite o de la grasa.
Perfume al gusto de cada cual.
Otros aditivos. Talco, ácido cítrico…

El método general consiste en disolver la sosa o la potasa en el agua necesaria y posteriormente se añade en caliente esa solución despacio sobre la grasa y agitando despacio para que se vaya mezclando bien. Se mantiene toda la mezcla a fuego lento o baño maría (60° – 70°) durante dos horas agitando despacio. Si estamos haciendo jabón en pastilla se vierte la mezcla sobre un molde, se le da la forma que queramos y se deja enfriar y secar.

A la hora de fabricar un jabón no es indispensable usar una sola clase de aceite o grasa. Se pueden usar mezclas de aceites en las proporciones que queramos y para saponificar también se puede usar una mezcla de sosa y potasa.

Tabla de saponificación

Nos indica la cantidad de sosa que necesitamos para saponificar totalmente una grasa o un aceite, ya que esa cantidad no es la misma para todos los aceites.

Tipo de grasa Coeficiente
grasa de cabra 0.138
lanolina 0.075
manteca de cerdo 0.139
sebo 0.140
aceite de castor 0.129
aceite de coco 0.184
aceite de maíz 0.136
aceite de algodón 0.138
aceite de oliva 0.136
aceite de palma 0.142
aceite de avellana 0.136
aceite de soja 0.136
aceite de girasol 0.137

Supongamos que queremos saponificar con sosa 400 gramos de aceite de coco. Para saber la cantidad de sosa que necesitamos multiplicamos la cantidad de aceite por el coeficiente del aceite de coco, que es 0.184 y nos resulta:

400 x 0.184 = 73.6 gramos de sosa.

Cuando queremos utilizar potasa el valor que resulta para la sosa se debe multiplicar por 1.4.

En el caso anterior, saponificando con potasa en lugar de sosa, necesitaríamos:

400 x 0.184 x 1.4 = 103.04 gramos de potasa.


JABÓN DE CASTILLA (Elaboración en frío)

Si el jabón se hace con aceite de oliva, es llamado jabón de Castilla. Se le puede agregar alcohol, para hacerlo transparente, se le pueden añadir perfumes, colorantes, etc. sin embargo, químicamente, es siempre lo mismo y cumple su función en todos los casos.

A lo largo de los siglos se ha fabricado de forma artesanal, tratando las grasas, en caliente, con disoluciones de hidróxido de sodio o de potasio. Aún, hoy en día, se hace en casa a partir del aceite que sobra cuando se fríen los alimentos.

Si quieres hacer una pequeña cantidad de jabón sólo necesitas aceite usado, agua y sosa cáustica (hidróxido de sodio), producto que puede comprarse en las droguerías.

Material que vas a necesitar:

Recipiente de barro, metal o cristal.
Cuchara o palo de madera.
Caja de madera.
250 ml de aceite.
250 ml de agua.
42 gramos de sosa cáustica.

¿Qué vamos a hacer?

Echa en un recipiente, la sosa cáustica y añade el agua ¡mucho cuidado!, no toques en ningún momento con la mano la sosa cáustica, porque puede quemarte la piel! Al preparar esta disolución observarás que se desprende calor, este calor es necesario para que se produzca la reacción.

Añade, poco a poco, el aceite removiendo continuamente, durante al menos una hora. Cuando aparezca una espesa pasta blanquecina habremos conseguido nuestro objetivo. Si quieres que el jabón salga más blanco puedes añadir un producto blanqueante, como un chorrito de añil; para que huela bien se puede añadir alguna esencia (limón, fresa).

A veces ocurre que por mucho que removamos, la mezcla está siempre líquida, el jabón se ha cortado. No lo tires, pasa la mezcla a una cacerola y calienta en el fuego de la cocina. Removiendo de nuevo aparecerá al fin el jabón.

Echa la pasta obtenida en una caja de madera para que vaya escurriendo el líquido sobrante. Al cabo de uno o dos días puedes cortarlo en trozos con un cuchillo. Y ya está listo para usar.

NO OLVIDES: lavar las manos, el cabello, la ropa, los suelos, etc.

Observa que el jabón que hemos conseguido es muy suave al tacto, debido a que lleva glicerina que se obtiene como subproducto de la reacción.

Si quieres más cantidad puedes utilizar, por ejemplo, las siguientes proporciones:

3 Litros de aceite, 3 litros de agua y 500 gramos de sosa cáustica


GEL

CANTIDADES PARA JABÓN LÍQUIDO:

– 100 gramos de sosa cáustica (cuanto más pura mejor).
– 0.500 litros de aceite de oliva (para hacer gel para el cuerpo mejor usar aceite nuevo, de otra manera aceite usado).
– 4 litros de agua
– Una cuacharadita de sal
– Garrafa o botella de plástico o cristal grande (5 litros).

La cantidad de sosa de esta formula es para hacer jabón para usar en la piel. En caso de querer hacer el jabón para lavar la ropa en la lavadora o para fregar platos aumentar la cantidad.

ELABORACION DEL JABON LIQUIDO:

1. Añadir el agua al recipiente.
2. Verter la sosa en el agua poco a poco y con cuidado hasta que esté totalmente diluida.
3. Añadir el aceite.
3. Agregar la sal (este punto es muy importante).
4. Cerrar la botella y remover a modo de maraca gigante hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado.
5. Remover la botella o garrafa dos veces al día durante 10 o 12 días hasta que la mezcla sea estable.

Mantener las botellas en lugar fresco a temperatura constante en lugar oscuro siempre sin tapón.


Jabón de arcilla y lavanda (Para regular el equilibrio de la piel, especialmente en pieles con acné y granitos)

Ingredientes:
3 kg de aceite de coco.
1 kg de aceite de oliva.
688 gramos de sosa cáustica
1600 gramos de agua
400 gramos de caolín
30 cc de aceite esencial de lavanda.

Precauciones:

Han de utilizarse recipientes que no sean de aluminio.

Para manejar la sosa conviene utilizar guantes. En caso de contacto aclarar con agua abundante y aplicar una pomada de saúco o caléndula. Añadir la sosa en un lugar ventilado, por los vapores que desprende.

Elaboración:

En una cazuela poner a licuar el aceite de coco a baño María, ya que viene sólido. Una vez licuado poner en una cazuela el aceite de coco con el de oliva.

En otra cazuela poner el agua a la que añadiremos la sosa. Esta reacciona produciendo calor y, una vez que esté deshecha y aún caliente, se añade el agua con sosa al aceite y comenzamos a remover con una cuchara de madera. Cuando va tomando consistencia se va añadiendo el caolín y finalmente, cuando ya está cuajado, el aceite esencial de lavanda. Durante el proceso debemos mantener el preparado entre 55° y 70° C de temperatura. Una vez cuajado se pone en un molde, forrado con papel sulfurizado y, se deja secar hasta que endurezca. Después se trocea y se envuelve.


Jabón de miel

Es muy nutritivo, especialmente para pieles secas.

Se prepara igual que el de arcilla, pero en lugar de caolín añadimos 400 gramos de miel que no esté dura ni demasiado caliente. Podemos añadir diferentes aceites esenciales según las propiedades medicinales y el aroma que busquemos.


Jabón de avena

Especial para pieles muy sensibles y con problemas de irritaciones, alergias, dermatitis, etc.

Se prepara igual que el de arcilla, sustituyendo ésta por 400 gramos de avena molida recientemente.


Jabón de trozo

Ingredientes.

3 kg de grasa o aceite usado
1.2 litros de agua
500 gramos de sosa cáustica.

Añadir la sosa al agua, nunca al revés, y una vez deshecha verterla sobre el aceite o la grasa y comenzar a remover. Se puede hacer en frío o en caliente. Cuando se ve el fondo de la cazuela al remover ya se puede verter en el molde.

Los jabones pueden cortarse como las mayonesas. En caso de que esto ocurra hay que continuar removiendo hasta que vuelva a ligar. No pasa nada por dejarlo en la cazuela y seguir al día siguiente. A veces con una batidora se acelera el proceso, pero liga mejor manualmente. El tiempo de secado es variable dependiendo de la humedad y la temperatura.

February 11, 2004
by admin
Comments Off on CULTIVO DE LA PATATA EN NEUMÁTICOS

CULTIVO DE LA PATATA EN NEUMÁTICOS

 

Cultivo en neumáticos

planta_patata

Quizá tengas un pequeño espacio libre en el huerto o te gustaría cultivar algo en tu vivienda. Hay algunos métodos para aprovechar el espacio y obtener una pequeña cosecha propia nada desdeñable, además de pasar ratos agradables…

Veamos el cultivo de patata mediante el método de los neumáticos.
Pasos previos.
– Elige un lugar adecuado, preferiblemente con ventilación y con buena dosis de luz solar.

– Coloca un neumático en el suelo y rellena de tierra fértil y rica en materia orgánica. El suelo donde se vaya a colocar el neumático preferiblemente será de tierra o de otros materiales que drenen el agua. Si lo que se dispone es de baldosa, piedra u hormigón, se le abrírían al neumático algunas ranuras de drenaje en su parte inferior.

pneu0-Coje una patata, corta un pedazo que disponga de un hijo brotando, o visible y plántala en el neumático relleno de tierra, no muy profunda.

-Riega. Según las condiciones (viento, sol, temperatura, drenaje, textura de la tierra) las necesidades de agua variarán. Prueba, riega sin miedo, pero sin pasarte. Recuerda que es preferible un periódo de sequedad a que la tierra este permanente húmeda y saturada de agua, ya que las ráices necesitan oxigenarse y el exceso de humedad puede ser perjudicial para la patata y generar pudriciones.

1. La patata ya está creciendo. hay que indicar que estamos ante una planta que es capaz de sacar raíces con suma facilidad del tallo cuando éste se encuentra en contacto de la tierra, y en éstas raíces es donde desarrolla los tubérculos comestibles.

pneu12. Un vez ha conseguida cierta altura, colocamos otro neumático encima del primero, y lo rellenamos igualmente de tierra, tapando el tallo de la planta menos una porción. Se pueden eliminar las hojas que queden sepultadas en el nuevo aporte de tierra para evitar pudriciones. Regamos una vez terminada la opreación.

pneu23. Y vamos repitiendo el proceso conforme vaya creciendo la planta, hasta conseguir una altura que rondará entre los 3, o 4 neumáticos.

pneu5Cuando veamos que la planta empieza a estropearse desmontamos los neumáticos y recogemos las patatas. Podemos sacar unos cuantos kilos para comer y regalar.